Dios respalda al esposo responsable de su hogar

dios respalda al esposo que asume su responsabilidad en el hogar consejería matrimonial cristiana
Consulta:
“Mi esposa decidió
irse de la casa, después de 24 años de estar casados.
La verdad es que yo la
traté muy mal al principio, después todo parecía estar bien hasta que mi hijo cumplió
18 años. Dejó el colegio y se dedicó a andar con mujeres, amigos, drogas, y
alcohol. Traté de disciplinarlo de muchas maneras, hablando con él buenamente, a
veces con la voz en alto; otras, airado; pero siempre tratando de hacerlo
entender. No pude porque mi esposa se opuso rotundamente y lo apoyó a él y no a
mí.
Al final de casi 5 años
y medio todo escaló a un nivel insoportable, y tuve que echarle de la casa (para
entonces él tenía los 23 años), la falta de respeto hacia mí y su madre era
fatal. Mi esposa se volvió un ser desconocido me agredió física y verbalmente y
me sacó todo lo que le había hecho 23 años atrás, la verdad que aguanté tanto
sólo porque ya para ese entonces yo servía al Señor. Traté de reconquistarla,
pero ella se aprovechó por el cambio que yo hice de servirle al Señor, y la
verdad es que nos trató horrible a mis niñas y a mí.
 Ya pasaron casi dos años desde que ella se fue
y no tenemos comunicación; pues cuando hablamos, ella sólo habla del pasado y
no quiere arreglar nada. Le he propuesto el divorcio pero ella dice que no se
quiere divorciar, y a mi esta situación ya me cansó.
Yo sí quisiera ya
terminar con este asunto. Sí la quiero, pero después de dos años, ya se me
haría más fácil seguir yo solo y buscar otra relación, tenemos dos niñas de 5 y
11 años, sigo orando pero no pasa nada. ¿Qué me aconseja hacer?”
Respuesta:
Amigo, es muy bueno que reconozcas que todavía amas a tu
esposa; también es una gran ventaja que estés sirviendo al Señor, eso quiere
decir que eres un varón guiado por el Espíritu Santo y que conoces la Palabra
de Dios.
Te voy a opinar sobre algunos puntos que son necesarios de
considerar:
1.- Antes de cualquier cosa, te conviene decidir bien qué es
lo que tú deseas hacer con tu hogar. ¿Quieres luchar por tu matrimonio? ¿O quieres
buscarte otra relación?
2.- Si quieres restaurar tu familia, toma el camino del
perdón. Perdona a tu esposa delante de Dios; pídele perdón por las cosas con
que la ofendiste hace 23 años y asume la responsabilidad que te toca a ti. Levanta
tu corazón al Padre para que sane las heridas que tienes. En oración y ayuno,
manteniéndote en santidad ante el Señor, olvida el pasado y empieza a
reconquistarla. Dispón tu corazón para asumir ese lugar de autoridad que Dios
te ha dado en tu familia y para amar a tu esposa como dice la Escritura:
Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se
entregó a sí mismo por ella, para santificarla. Él la purificó en el lavamiento
del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia
gloriosa, santa e intachable, sin mancha ni arruga ni nada semejante.
Así también los esposos deben amar a sus esposas como a su propio
cuerpo. El que ama a su esposa, se ama a sí mismo.
Nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo
cuida, como lo hace Cristo con la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo,
de su carne y de sus huesos.
Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su
mujer, y los dos serán un solo ser.
Efesios 5:25-30
Tu esposa te respetará y se sujetará a ti, cuando tú cumplas
con tu parte. ¿Por qué tú primero y no ella? Porque tú eres quien está
interesado en la restauración. Dios respaldará tus oraciones cuando Él vea tu
corazón dispuesto para tu esposa y tocará el corazón de ella para perdonarte y amarte
de nuevo.
3.- Si lo que quieres es terminar tu relación con ella,
primero tienes que orar y buscar la dirección del Espíritu Santo y lo que la
Palabra de Dios dice al respecto.
Aunque ya sabemos de antemano que Dios no está de acuerdo
con el divorcio (lo dice la Biblia en Mateo 19:3-9). El Espíritu Santo siempre
te va a hablar lo que dice la Palabra de Dios. Ten cuidado, si lo que tú
escuchas se contrapone con lo que Dios dice, no es el Espíritu Santo.
4.- Toma en cuenta lo que tus hijas necesitan. Lo que tú
decidas ahora repercutirá en la vida y matrimonio de ellas en un futuro. Todo
lo que el hombre siembra eso también cosecha (Gálatas 6:7)
Sólo te doy opciones que podrías aplicar a tu situación,
pero no puedo darte un consejo sobre qué hacer; porque no te conozco a ti, ni
conozco la versión de tu esposa… Lo más seguro es que acudas con tu pastor que
sí te conoce y él tendrá un consejo más efectivo para ti.
Dios te bendiga, varón esforzado y valiente.

Busca la restauración de tu matrimonio

busca la restauración de tu matrimonio temas de consejería matrimonial
Consulta:
En estos momentos estoy pasando una situación muy dura con mi
matrimonio, él se quiere ir porque dice no sentirse amado ni atendido. Yo hice
algunos cambios en mi actitud porque reconocí que no le estaba demostrando
suficiente amor.
Él dice que ya no cree en mi cambio y se siente vacío. Al principio de
la relación yo era cariñosa, amable, amorosa, atenta pero sus fallas, errores e
infidelidades me hicieron otra mujer y eso nos perjudicó.
Hemos conversado para recuperar todo y él no quiere ceder, se encuentra
metido en una burbuja y manifiesta que quiere abandonar el hogar. (Siento que
hay una tercera persona en esto, es mi intuición).
Respuesta:
Querida amiga: Te
felicito por preocuparte por rescatar tu matrimonio, desde ahí ya estás dando
un paso positivo a favor de tu familia.
Yo siento que lo mejor
aquí es poner todo en manos de Dios: a tu esposo, tu matrimonio y la relación
que ustedes tienen. Él puede restaurar todo y dar nueva vida a las áreas secas
que puedan existir.
No importa lo que tu
esposo diga, ni lo que piense acerca de su matrimonio… Si tú estás dispuesta a
creerle a Dios y a dar los pasos necesarios para salvar tu familia, Él hará un
milagro de transformación en ustedes dos y en su relación matrimonial.
Primero que nada,
necesitas ir a la presencia de Dios a confesar tus errores como esposa, con una
actitud de arrepentimiento, es decir con la decisión de cambiar.
Después de ese primer
paso, te recomiendo que veas una película que se llama “A Prueba de Fuego” (“Fireproof”
en inglés), es un testimonio de la vida real que nos muestra que hay solución
en el matrimonio cuando te decides a hacer cambios en tu matrimonio con oración
y la Palabra de Dios.
Es un desafío de 40 días,
con un reto a tomar cada día. Obtienes resultados si lo haces con fe en el
Señor y con la disposición de hacer cambios en tu manera de pensar y en tus
actitudes. 

Los 40 retos vienen en un
libro que se llama “El Desafío del Amor”, de Stephen y Alex Kendrick… Son 40 devocionales diarios que están orientados a la restauración del matrimonio mediante la oración y lectura de la Palabra de Dios.
La solución no está en
ver la película, sino en aplicar a tu caso personal lo que a otras mujeres les
funcionó para reconstruir su relación matrimonial.
Te sugiero que no pongas
atención a las circunstancias, eso no es la verdad, la verdad es que Dios tiene
poder para cambiarlo todo para salvar a tu familia.
Sé fuerte, valiente y
decidida, amiga… Con Dios sí se puede.

Dios puede transformar a tu esposo

dios puede transformar a tu esposo consejería matrimonial cristiana
Consulta:
“Llevo más de un año
separada de mi esposo. Yo lo dejé porque tenía otra mujer desde hacía 2 años y
yo no sabía.
Me congrego en una
iglesia cristiana y todo este tiempo he estado orando para que Dios cambie la
vida de mi esposo y lo regrese con mi hijo y conmigo.
Mi hijo tiene 4 años y
todos los días pregunta por él, y la verdad ya no sé qué decirle, pues siempre
invento que pronto va a llegar. Me siento desesperada y no sé si seguir orando
por él y por la restauración de mi matrimonio, pues ya llevamos mucho tiempo
separados… ¿qué hago?”
Respuesta:
Hola amiga, Te felicito porque estás poniendo en manos de
Dios la vida de tu esposo y de tu matrimonio. Dios es el único que puede hacer
cambios en las vidas de las personas.
Es muy bueno que le pidas a Dios que cambie su vida… No
tiene sentido que vuelva para vivir lo mismo y entrar en un círculo vicioso del
que es muy difícil salir. Que Dios cambie su manera de pensar, su vida; que
llene todos los vacíos de su corazón y que se entregue al Señor para que pueda
tomar su lugar de autoridad que le ha sido asignado en el hogar.
Es normal que te desesperes al no ver la respuesta de Dios
que tanto anhelas, sobre todo porque tu hijo es pequeño y no puede entender muy
bien lo que está pasando.
Quiero enfocarme en tres puntos importantes, amiga:
:: 1.- La desesperación que sientes. Lo más conveniente es
que procures calmarte para que tus oraciones no sean motivadas sólo por tu
necesidad… Tus oraciones son efectivas cuando son motivadas por la fe. Y para
eso es necesario creer que lo que estás pidiendo va a suceder. La fe siempre
tiene una compañera inseparable, es la paciencia, esto quiere decir que tengas
paz mientras tu respuesta llega; la paciencia no se la pides a Dios… sólo la
pones en práctica, con la ayuda del Espíritu Santo que vive en ti desde que
recibiste a Jesús como tu Señor y Salvador.
Dios quiere que en Él tengas paz, que aprendas a confiar
totalmente en Él… Te recomiendo que le platiques de tu necesidad y que le pidas
por tu esposo, dale gracias por lo que sí tienes a tu favor… Y después de esto
pídele paz para tu corazón y tu mente. La desesperación se irá.
:: 2.- Tu hijito que necesita a su padre. Qué bueno que le
dices a tu hijo que su padre regresará pronto. Cada vez que se lo digas,
créelo…Tu boca tiene poder, cuando le estás creyendo a Dios. También podrías
enseñar a tu hijo a orar con fe por su papá.
El niño necesita el amor de su padre, es necesario que lo
vea. Lo que tú puedes hacer a favor de tu hijo es hablar con tu esposo, para
que vaya a visitar al niño… Hazlo sin alterarte y con respeto, para que no sea
motivo de discusión o pleito.
:: 3.- Unas preguntas antes que tu esposo regrese:
¿Ya lo perdonaste por lo que hizo?
¿Ya no te duele la herida de la traición?
¿Estás preparada para ser una esposa como Dios dice en su
Palabra?
Es muy importante que liberes perdón para tu esposo y
después de eso exponer tu dolor y decepción ante Dios para que sane tu corazón
de las heridas que se produjeron por el engaño.
Cuando pedimos a Dios la ayuda en nuestros problemas, lo
mejor es estar dispuestas a hacer las cosas como Él dice en su Palabra… En este
caso dice que la esposa debe reconocer a su esposo como la autoridad del hogar,
sujetarse y obedecerle en todo. ¿Estás lista? Por esa razón primero se perdona
y se sana: de otro modo no podrás sujetarte a tu esposo.
Dios quiere cambiarte a ti primero, amiga, para que con tu
testimonio, tu esposo empiece a desear que Dios lo cambie a él.
Versículos bíblicos
para leer y meditar:
«Pues bien, ¿acaso Dios no defenderá también a sus
escogidos, que claman a él día y noche? ¿Los hará esperar? Les digo
que los defenderá sin demora. Pero cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará
todavía fe en la tierra?» Lucas 18:7-8
«Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en
oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán». Marcos 11:24
«Lo que ustedes necesitan es tener paciencia; para
que, una vez que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban lo que él ha
prometido darnos». Hebreos 10:36
«No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en
oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más
grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y
sus pensamientos por medio de Cristo Jesús». Filipenses 4:6-7
«De la misma manera, ustedes esposas, tienen que aceptar la
autoridad de sus esposos. Entonces, aun cuando alguno de ellos se niegue a
obedecer la Buena Noticia, la vida recta de ustedes les hablará sin palabras.
Ellos serán ganados al observar la vida pura y la conducta respetuosa de
ustedes». 1 Pedro 3:1-2

«¿Acaso ustedes, esposas, no se dan cuenta de que sus
maridos podrían ser salvos a causa de ustedes?» 1 Corintios 7:16

Quiero ser ayuda idónea, pero…

consejería cristiana quiero ser ayuda idonea, pero...

La pregunta:

“Yo trato de ser ayuda idónea, pero ¿qué pasa si el esposo no
quiere tomar su rol?
Me hace a mí pagar las cuentas, básicamente me da todo su
pago para que yo resuelva todas las necesidades de la casa. Ya he hablado con él
al respecto lo he motivado para que lo haga; pero él dice que no quiere, que es
mucha responsabilidad y que lo hago mejor yo.
Se levanta en la mañana y me pregunta qué tiene que hacer…
cosas que talvez ya se las he dicho. Tengo que estarle diciendo las cosas. No
soy su mamá. Trato de tener paciencia y de obedecer a Dios.
Tenemos 5 años de casados, pero viviendo juntos 1 y medio
porque yo emigré hace 5 a EUA y él hasta hace un año. No sé qué hacer porque he
tratado mil veces de hablar con él. Me siento cansada, fatigada con todo el
trabajo de la casa, del dinero, de la niña. Tenemos una hija de 5 años. Y
aparte tener que estarle dando órdenes a él.
No sé qué hacer. Yo oro por él, incluso no sé si bien o mal,
le he dicho Dios: si fue un error mío haberme casado con el quítalo de mi
camino porque ya no puedo más. Necesito un consejo.”
La respuesta:
Hola amiga, haces bien en orar por tu esposo, porque eso es
lo que corresponde a una esposa que busca agradar a Dios en su matrimonio.
Me gustaría aconsejarte acertadamente, para que la situación
en tu hogar cambie, pero hay algunas cosas que no me quedan muy claras y que me
hace pensar que debe haber algo más detrás de todo lo que tú me dices:

En primer lugar, Dios no va a quitar a tu esposo de tu
camino, porque Él no desbarata las familias… Él las une. Además tú escogiste
ese esposo, ahora lo que te toca hacer es luchar para ser la esposa que Dios
quiere que seas y ayudar a tu esposo a que tome su rol correspondiente.
Otra cosa que llama mi atención es el hecho de que te
casaste hace cinco años, el mismo tiempo que tienes de haber emigrado a ese
país… y tu esposo hace tan solo un año y medio que llegó a reunirse contigo.
Quiere decir que estabas recién casada cuando dejaste a tu esposo. Desde ese
momento ya las cosas no estaban bien. Tu lugar estaba junto a tu esposo.
Y por último: Tú no eres quien debe darle órdenes a tu
esposo… Dios le ha dado la autoridad del hogar a él, y ni siquiera él debe dar
las órdenes, es necesario que los dos caminen en acuerdo y juntos tomen
decisiones; cuando tengan opiniones diferentes, es a tu esposo a quien le toca
decidir.
Ser ayuda idónea no es hacer todas las tareas en el hogar
(puedes hacer eso y seguir sin ser ayuda idónea). Una mujer que es ayuda idónea,
impulsa y anima a su esposo con mucha sabiduría y amor a tomar su lugar de
autoridad y responsabilidad en la casa. Lo deja que tome decisiones y le da su
voto de confianza para todo lo que hace… y cuando algo sale mal, le ayuda a
sobrellevar las consecuencias sin reproches (a eso se le llama ‘honrar al
esposo’).
Te sugiero que busques el consejo de tu pastora, tal vez
haya alguna área de tu vida que necesite ser sanada y ministrará tu corazón con
la guía y el consuelo del Espíritu Santo.
Te dejo esta escritura para que la medites y la apliques a
tu vida, amiga:
«De la misma manera, ustedes esposas, tienen que aceptar la
autoridad de sus esposos. Entonces, aun cuando alguno de ellos se niegue a
obedecer la Buena Noticia, la vida recta de ustedes les hablará sin palabras.
Ellos serán ganados al observar la vida pura y la conducta respetuosa de
ustedes». 1 Pedro 3:1,2

Cómo superar el dolor de la infidelidad conyugal

consejeria matrimonial cristiana como superar el dolor de la infidelidad conyugal

Una amiga nos escribe y nos cuenta su historia y nos plantea
sus preguntas:
“Nuestra historia ha sido de constante superación desde que
nos conocimos en el último año de la carrera. No teníamos nada, estudiamos y
trabajamos para salir adelante. Nuestros orígenes son muy humildes, sin embargo
no bajamos la guardia, terminamos la carrera, hicimos juntos la tesis, en
nuestros trabajos éramos exitosos, viajamos, nos divertimos mucho en el
noviazgo que duró 8 años.


Cuando teníamos 30 años, ya equilibrados y maduros, llegó
nuestro primer hijo y de ahí en adelante FUE MEJOR. Me sentí bendecida, siempre
nos demostramos nuestro amor con palabras, gestos, actitudes, seguimos
trabajando, viajando, superando. Cinco años después llegó la nena, la felicidad
completa. Con el dinero de mi liquidación compramos nuestra primer casa, a
partir de ahí nos fue cada vez mejor.

Además fuimos bendecidos con 2 niños maravillosos, amorosos,
estudiosos, nunca nos dieron problemas. A la fecha son 2 jovencitos exitosos. Y
seguimos viajando y cosechando éxitos. Yo nunca dejé de superarme, tomé varios
cursos de negocios y estudié otro idioma, italiano. Mis hijos y yo hablamos muy
bien Inglés.

¿Qué podía salir mal????

Después de 26 años de matrimonio, Satanás se metió en
nuestras vidas vestido de mujer analfabeta, ignorante, sin educación, mesera de
25 años que se metió con mi esposo y le metió también un hijo, ¡él tiene 50
años!!!!

Nos enteramos porque ésta mujer le mandó una foto a mi hijo
a su celular y después un correo a mí con varias fotos del niño con mi esposo. ¿El
resultado? Dolor, devastación, separación, y me pregunto: ¿por qué? Si tenía
una bonita familia, casa, somos educados, cultos, inteligentes, amorosos, ¿por
qué el ser que nos debía cuidar y proteger nos causó tanto daño?

Lo que más me duele ante todo es que mi hijo no se merecía
este dolor. Mi esposo era su héroe y modelo a seguir, mi nena no sabe
exactamente qué pasó pero también vive la tristeza de la separación. A la fecha
y después de 26 años de matrimonio, no me recupero, estoy devastada. Gracias de
antemano por su atención y consejo.”
Respuesta:
Querida amiga:
Te abrazo, con un gran deseo de que tú y tus hijos puedan
salir de ese dolor tan grande que están viviendo, con la ayuda de Dios.
La única respuesta que puedo dar a tus interrogantes, es que
vivimos en un mundo caído donde abunda la maldad y Satanás siempre actúa de
acuerdo a su naturaleza: matar, robar y destruir. Él odia la felicidad de los
hijos de Dios y hace todo lo posible para causar daño. Además no respeta niveles
sociales, culturales ni de ninguna índole.
En cuanto al dolor, decepción y confusión que estás viviendo,
te recomiendo la mejor medicina que hay para el corazón herido: el perdón.
El perdón es necesario para ser libre de todas esas
emociones y sentimientos que ahora te lastiman. No se trata de que vuelvas a
vivir con tu esposo si tú no lo deseas… Se trata de que tu corazón sane.
Te sugiero una oración como guía para que perdones en la
presencia de Dios. Léela aquí.
Después que hayas perdonado, tendrás que abrir tu corazón a
Dios para que sane tus heridas y ahí Él meterá su mano de amor y poder para que
empiece tu proceso de sanidad. Puedes ver una guía para esto, aquí.
Las heridas toman tiempo para sanar, pero si tú perseveras
en el perdón y en entregarle al Señor tu corazón cada día, pronto estarás
sintiendo alivio de todo ese daño que recibiste. Te sugiero que cada vez que
los recuerdos vengan, decidas decir con tu boca: ‘Yo ya perdoné, Señor… sana mi
herida’.
Otra cosa que te va a ayudar mucho es orar por tu esposo y
por la persona con quien se relacionó… bendícelos en el nombre de Jesús… Ya sé
que no quieres orar por ellos, y mucho menos bendecirlos, tu naturaleza humana
tal vez desee que les vaya muy mal; pero bendecirlos es una acción que te
ayudará a ti, no a ellos… Es para que tú tengas sanidad y salgas de esta
situación.
Hay un libro cristiano, escrito por Sharon Janes, que se
llama “La mujer de sus sueños”, podrías leerlo y tal vez encuentres algunas
respuestas a tus preguntas del por qué sucedió esto en tu hogar.
Y por último: En el supuesto caso de que tu esposo te pida
perdón con arrepentimiento… y tú desees luchar por tu matrimonio, te recomiendo
que leas aquí.

Una oportunidad más para el cónyuge infiel

consejería matrimonial Una oportunidad más para el cónyuge infiel

Pregunta: 


“Me casé hace 3 años y he perdonado la infidelidad
de mi esposo muchas veces… Así que me he decidido dejarlo, pero él no quiere
darme el divorcio, que le dé otra oportunidad, que ahora si está arrepentido…
Y no sé qué hacer. Yo sé que no debo odiar… pero me cuesta creer que esta vez
será diferente”.
Respuesta: 

Amiga, no tienes que  dejarlo para divorciarte. Necesitas dejarlo
para darle la oportunidad de que él cambie, que demuestre con su conducta que
realmente está arrepentido.

Sería una separación temporal, mientras que él valora
realmente lo que quiere para su futuro… y también para que tú tengas tiempo de
perdonar y sanar la herida que esa infidelidad ha hecho en tu corazón.

Te recomiendo este tema:
También te sugiero que leas este otro… podría sucederte, si
no tomas medidas ahora
Dios contigo amiga… Fortalécete en Él para tomar tus
decisiones y mantenerte firme para poder ver la mano de Dios en tu matrimonio.
Un abrazo.

Dios soluciona problemas matrimoniales

Consejería matrimonial cristiana Dios soluciona problemas matrimoniales

Pregunta: Hace dos años me casé, mi esposo estaba solo, la ex esposa vivió con el
casi 25 años; pero ella se fue con otro. El problema inició cuando me vine a su
casa con sus 4 hijos, no me sentía cómoda, y cada vez que se lo decía se
molestaba, y empezamos a discutir; pero el jamás me daba mi lugar como su
esposa y no le importaba. La ex esposa se llevó a 2 de los hijos y ya solo
quedaban 2, una de ellas casada con el esposo vivían en la casa, me sentía
agobiada. Eso fue dañando nuestra relación, a él no le gusta que yo le diga lo
que me hace sentir mal; así es que ahora para ya no discutir más callo todo,
pero siento que estoy muriendo, me siento triste y vacía
.
Respuesta: Amiga, te recomiendo que
no calles… tienes a Dios que siempre escucha cuando derramas tu corazón delante
de Él y siempre responde las oraciones.
Dios es el único que puede sacarte
de las situaciones que te hacen sufrir. No importa que sean consecuencia de tus
decisiones no acertadas. Su amor inagotable y su misericordia siempre están
extendidos hacia ti…. seguro que perdonará tus errores.

Mientras tanto que llega la solución
para tu problema, búscale cada día para llenarte de su amor perfecto, permítele
que colme de su amor tu corazón necesitado… pídele que sane tus heridas.
También necesitas recibir de su paz
sobrenatural en tus pensamientos y en tu corazón… Después de presentarle tu
necesidad y pedirle que intervenga con su mano poderosa a tu favor, necesitas
creer que Él está a cargo y resolverá todo según su voluntad… si aceptas su
preciosa voluntad en tu vida y que Él siempre obrará para bien tuyo, entonces
la paz llenará tu vida.
Durante todo este proceso necesitas
perdonar a tu esposo y a todos los que te ofenden y provocan heridas en tu corazón…
Cada ofensa, por pequeña que sea, debe ser perdonada delante del Señor.
Claro que también tienes la opción
de poner un límite de distancia. Retirarte por un tiempo de esa casa podría
ayudarte a orar con más tranquilidad, sin los problemas diarios… Te ayudaría a
sanar y fortalecer tu corazón mientras que Dios responde. No te estoy
proponiendo que abandones a tu esposo para siempre, sino una tregua… un límite
para no seguir recibiendo heridas y sigue clamando al Señor, porque Él te
responderá en algún momento.
Tal vez pueda ayudarte un poco que
leas el contenido de este título:
La Palabra de Dios te dice:
«Espero en silencio delante de Dios,
porque de él proviene mi victoria. Sólo él es mi roca y mi salvación, mi
fortaleza donde jamás seré sacudido». Salmo 62:1,2
«Sé que el Señor siempre está
conmigo; no seré sacudido, porque él está aquí a mi lado». Salmo 16:8