Gracias, Padre Dios

imagen y reflexión de aliento Gracias Padre Dios

 

«Jesús les respondía: Mi Padre aún hoy está trabajando, y yo también trabajo». Juan 5:17 

Dios Padre trabajando junto con su Hijo. Aparte de ocuparse
de la salvación de tu alma, la firmeza de tu fe, la sanidad de tu cuerpo, la restauración de tu familia, la prosperidad de tus finanzas; también está pendiente de otros detalles importantes:  Continuar leyendo “Gracias, Padre Dios”

En Cristo estamos completos

imagen y reflexión de aliento En Cristo estamos completos

 

Esa sensación de “como que algo me falta”…, “mmm…no estoy satisfecha”…, “necesito algo pero no sé qué”…, “siento como nostalgia”.

Tienes toda tu vida resuelta y aun así existe una insatisfacción… Nada de lo que haces o de lo que tienes te llena completamente… y pareciera que todo está en orden…  Continuar leyendo “En Cristo estamos completos”

Tiempos de desierto

imagen y reflexión de aliento Tiempos de desierto
Una promesa para esos tiempos de desierto… cuando parece que las circunstancias te llevan lejos de lo que Dios te ha prometido.

«Pero he aquí que yo la atraeré y la
llevaré al desierto,  y hablaré a su
corazón
». Oseas 2:14

El desierto es un lugar muy difícil: hay mucho calor, el sol te quema la piel, no hay árboles que den sombra, no hay
agua para beber, en la noche hay mucho frío, hay muchos animales venenosos, el
viento levanta la arena que te lastima los ojos, tal vez más… 

Cuando Dios habla
de pasar por desierto quiere decir tener tiempos de circunstancias difíciles. Tal vez enfermedad, escasez, problemas familiares… Y todo esto te puede
provocar dolor, desesperación, tristeza, preocupación…


¿Te digo algo? Dios ha preparado
estos tiempos porque anhela conquistarte, Él quiere cortejarte de nuevo para
que experimentes su dulce amor… Permítele a tu alma la oportunidad de conocer
más de la ternura del Amado. Es necesario saber más de sus planes para ti…
déjate seducir por su cariño y fortalécete con su misericordia.
Estos son momentos para estar más
cerca de Dios. Aprovecha este espacio para escuchar su voz, porque Él te va a
enamorar y te va a atraer a su pecho. Te va a hablar tiernamente… Dios va a
tocar tu corazón y tú vas a sentir su amor… 

Procura cada instante enamorarte
más de Dios para que tu fe sea fortalecida. No permitas que la queja salga de
tu boca… deja que Dios hable a tu corazón, siente su abrazo y recibe su amor.
Cuando el tiempo de desierto termine estarás más fuerte en la fe, más firme en
el amor de Dios y conocerás un poco más de su corazón.