No te rindas a medio camino

El deseo de Dios es que no te
rindas
, porque a Él no le gustan las personas que se dan por vencidas…
Mantenerse firmes en la fe es la mejor forma de agradar a Dios.
el justo por la fe vivirá mensaje de aliento
«Pero el justo vivirá por la fe; y si
se vuelve atrás, no será de mi agrado. Pero nosotros no somos de los que se
vuelven atrás y se pierden, sino de los que tienen fe y salvan su alma
».
Hebreos 10:38

Es posible que esté muy dura la
batalla.

Hasta puede ser que te hayas sentido en la tentación de retroceder y
dejar de esperar la respuesta a esa petición que has hecho…
No permitas que el enemigo te
susurre incredulidad en tu corazón. No pierdas tu fe, párate firme en las
promesas que Dios te ha hecho y con determinación decide seguir confiando en la
certeza de que verás lo que Él ha prometido.
No dejes que las circunstancias
hagan menguar tu fe… Lleva ante el Señor toda inseguridad y miedo, Él te
fortalecerá y adiestrará tus manos para la batalla. No desistas… continúa
porque la victoria es para los valientes.
Echa fuera la cobardía de tu vida,
supérala para que no pierdas lo que hasta ahora has ganado. Tal vez tus ojos
naturales no vean nada, pero en el ámbito espiritual algo poderoso está
sucediendo a tu favor.
No te rindas… prosigue y conquista
el corazón de Dios con tu fe y tu obediencia. Sigue avanzando; ésa será tu
mayor victoria: mantener la salvación de tu alma. 

Las circunstancias y
situaciones que vives son parte de la vida. Lo más importante es agradar a
nuestro Padre… Y cuando le agradas, fluyen las bendiciones… el arcoiris de
promesas
divinas tendrán cumplimiento en tu vida.

Dame un nuevo corazón

reflexiones cristianas con imágenes

Ya no te tortures por tus intentos
fallidos de cambiar… No puedes cambiar por ti misma. Has probado de todo y
funciona sólo por un tiempo… y luego es lo mismo.

Ya no te culpes por no querer o no
poder hacer lo que Dios quiere que hagas… Dios es el único que puede cambiar eso
que tú no has logrado. 

Mira, aquí está la promesa:
«Les daré integridad de corazón y
pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Les quitaré su terco corazón de
piedra y les daré un corazón tierno y receptivo… Pondré mis instrucciones en lo
más profundo de ellos y las escribiré en su corazón… para que obedezcan mis
decretos y ordenanzas. Entonces, verdaderamente serán mi pueblo y yo seré su
Dios». Ezequiel 11:19, 20; Jeremías 31:33

Esta escritura no es una amenaza: es
una promesa que solo tiene la finalidad de bendecirte. Dios ofrece un gran arcoiris
de promesas
para todos aquellos que son obedientes y que siempre están
dispuestos a seguir sus instrucciones de vida.

Dios
quiere bendecirte
, por eso es que Él mismo será el que venga a transformar
tu corazón y hacerlo conforme a su voluntad. La única finalidad de esta promesa
es que le pertenezcas totalmente a Él, para que dependas de sus bendiciones
amorosas.
Sólo ve a su presencia y dile: 
“Mi
Dios, sí quiero… pero no puedo… Aquí estoy: Hazlo tú en mí… dame un nuevo corazón, Señor, conforme
a tu promesa… Quiero ser parte de tu pueblo y anhelo que seas mi Dios
verdadero.” 

Estás en los sueños de Dios

estás en los sueños de dios reflexiones cristianas con imágenes

Estás en los sueños de Dios… ¡Eres
todo un gran personaje!… ¿Te imaginas?… ¿Estar en los sueños del gran Dios
Todopoderoso?
Dios te eligió para que fueras
especial, soñó con todas aquellas cosas que harían juntos tú y Él… te creó con
ilusión en sus ojos y con mucho amor en su corazón.
Ya se maginaba ese momento cuando tú
te acercarías a decirle con toda sinceridad: 

“Papito, tú eres mi Dios, y quiero
ser lo que tú soñaste que yo sería… quiero hacer todas esas cosas que tú planeaste
para que yo hiciera. Gracias por soñar conmigo… Te amo, mi Señor”.

Así que no hay nada que te haga
sentir sin importancia, porque eres importante para Dios, eres una joya valiosa
en sus manos y Él te ama con amor eterno… desde antes de la creación del mundo.
Entonces…
Levanta tu cara… Párate firme…
Camina con seguridad… Siéntete importante… Créete valiosa… Acéptate como hija especial de Dios… Eres el sueño de Dios hecho realidad.
«Desde antes de crear el mundo Dios
nos eligió, por medio de Cristo, para que fuéramos sólo de él y viviéramos sin
pecado. Dios nos amó tanto que decidió enviar a Jesucristo para adoptarnos como
hijos suyos, pues así había pensado hacerlo desde un principio». Efesios 1:5-4 

Tres promesas bíblicas de fortaleza

tres promesas bíblicas de fortaleza reflexiones cristianas con imágenes arcoiris de promesas

Las promesas bíblicas de fortaleza tienen una razón de ser… Dios
conoce nuestra naturaleza humana. Él sabe que el cansancio, la debilidad, el
desánimo, la impotencia siempre hacen disminuir nuestra fe…

Por esa razón, nos
prometió fortalecernos en la debilidad, renovar nuestras fuerzas en el
cansancio y conectarnos a la fuente de poder cuando el desánimo y la impotencia
nos amenacen.

Recibe hoy estas promesas, aprópiatelas y empieza a vivir en
ellas… ¡¡seguramente vendrán días poderosos para ti!!

Vuelve la mirada hacia Dios

vuelve la mirada hacia dios reflexiones cristianas con imágenes
Poner la mirada en Dios siempre debe ser nuestra primera opción ante los
problemas… pero si has intentado mucho y ya se agotaron tus recursos y tus
fuerzas naturales, levanta tu mirada
hacia el Señor y fíjala con fe en su misericordia.
Reconoce que solamente su poder
puede salvarte de la situación difícil que atraviesas… solo Él puede resolver
ese problema complicado que te causa tanta preocupación.
Su misericordia es eterna. El Señor no te dará la espalda, tampoco te
reprochará porque no le buscaste en primer lugar. Recuerda que el Padre siempre
tiene sus brazos abiertos para recibirte. Siempre tiene sus ojos en ti y sus
oídos atentos a tu oración.

Dios
conoce
la sinceridad y humildad de tu corazón cuando te acercas a Él con
necesidad. No tardará en llenarte de su paz y amor, entre tanto que te da las
soluciones que tú necesitas.

Vuélvete al Señor con tu corazón dispuesto para escucharlo, seguirlo y agradarlo con tu vida… Es tiempo de dejar esa manera independiente de vivir y búscalo. Te está esperando para reconciliarse contigo y bendecirte como lo ha planeado desde el principio de los tiempos.

Oramos: 

“Padre Dios, vengo en el nombre de Jesús y con humildad, para pedirte perdón por vivir lejos de ti sin tu dirección y sin tu amor. Entiendo que has permitido las situaciones difíciles que estoy enfrentando, como una manera de llamar mi atención y para que yo reconozca que tú eres el único Dios verdadero que me ama y cuidas de mí. 

Gracias por aceptarme de regreso a tu lado, Señor. Te pido que me ayudes a permanecer unida a ti y a confiar en tus promesas de amor y fidelidad. Te amaré mientras vivas y dependeré totalmente de tu misericordia. En el nombre de Jesús. Amén”.