Esperar en silencio

esperar en silencio mensaje de aliento para la mujer cristiana

 

Esperar en silencio es una estrategia para tener paz cuando las circunstancias nos aturden y amenazan con alterarnos la vida.

Podemos esperar en Dios, pero lo que es difícil es hacerlo en silencio.

La versión del texto en la imagen es la Nueva Traducción Viviente, permíteme mostrártelo en la versión Reina Valera:

«En Dios solamente está acallada mi alma; de Él viene mi salvación». Salmo 62:1

Vamos a fijarnos primero en la palabra “acallada”. Tiene dos significados que nos dan más luz acerca de esta escritura:

– Hacer callar

– Aplacar o aquietar a alguien o algo.

Ahora, ¿qué es lo que necesitas hacer callar o aplacar?

Primero: Hacer callar las voces del enemigo que te habla de destrucción, temores, culpas, preocupaciones, muerte y/o pecado. También hacer callar la fuerte voz de las circunstancias que te muestran un panorama de desolación o desesperanza, que te dicen que es imposible salir de donde estás.

Segundo: Aplacar tu alma, es decir, tus emociones, pensamientos y voluntad. Que no te domine la tristeza, la ansiedad, el dolor o la desesperación. No permitas que estas emociones negativas te paralicen o debiliten tu fe en el Señor.

Cuando el rey David escribió este salmo, estaba rodeado de enemigos que lo perseguían para matarlo…

«¿Cuánto tiempo más seguirán atacándome ustedes? Tratan de derribarme como a una pared a punto de caerse, o a una cerca que está tambaleándose.

Sólo piensan en destronarme, esa gente quiere destruirme. Se sienten felices diciendo mentiras de mí. En público, hablan bien de mí, pero me maldicen en secreto» (v. 3-4).

Él no negaba las circunstancias. Él descansaba en Dios.

No escuches… cierra tu corazón a lo negativoenfócate solamente en el único que es capaz de sostenerte, salvarte y darte un milagro: Dios Todopoderoso.

Recuerda que por el sacrificio de Jesús tú tienes acceso directo al Padre. No dudes en colocarte en su presencia para decirle: “Yo confío en ti, Señor”.

¿Cómo puedes hacer callar las voces del enemigo, las de las circunstancias y las de tus emociones?

Abre tus oídos a lo que dice la Palabra de Dios… Recuerda sus promesas de proteccióndecláralas en voz alta. Que la voz de tu fe sea más fuerte que las voces contrarias.

Esperar en silencio es silenciar lo que destruye; pero alzar la voz con la confianza puesta en que Dios te ama, te cuida y tiene un propósito para ti.

Yo creo que estas palabras del rey David pueden ser las que a ti te ayuden a construir una fe determinada y firme:

«Sólo en Dios descansa mi alma, de él viene mi esperanza.

Sólo él es mi roca y mi salvación; como él es mi refugio, no seré derrotado.

Mi gloria y mi salvación vienen de Dios, él es mi protección y mi refugio». Salmo 62:5-7

En tu alma se encuentran las emociones, la voluntad y los pensamientos… Cada vez que estas se alteren, habla a tu alma y hazle saber esta Palabra de Dios.

Tal vez las circunstancias no cambien, pero te aseguro que tu ser interior será inundado con la paz que solamente puede venir directamente del corazón de Dios para ti. Esa será tu primera victoria.

Te dejo esta canción para que la escuches entre tanto que te pones en manos de Dios… Seguro que te bendecirá:

Dios te bendiga querida amiga, y te animo a dejar un comentario y compartir este mensaje, tal vez alguien lo necesite.

Un abrazo con amor,

Lidia E. Cames

(Visited 171 times, 12 visits today)

10 opiniones en “Esperar en silencio”

  1. Gracias por sus mensajes, me aminan todos los dias en seguir en este caminar a sido dificil por las circunstancias pero por la Gracia de Dios sigo de pie..

  2. Buen día hermana… Hoy soy bendecida con este bello mensaje,,paso por momentos difíciles,,,. En mi servicio a Dios,,, el enemigo quiere acabar con lo que Dios ha empezado en un grupo de mujeres… Pido oración.. Desde el corazón,,, y fortaleza para mi vida…muchas gracias hermana Lidia.. DIOS TE BENDIGA GRANDEMENTE,

    1. Hola querida Lydia! 😃
      Amiga bella, el Señor está en medio de ti como poderoso gigante. El enemigo no podrá contra la obra de Dios, porque Él mismo pelea tus batallas. En estos casos nuestra oración es: «Levántate, oh Señor, y sean dispersados tus enemigos, huyan de tu presencia los que te aborrecen». Números 10:35 LBLA
      Confía en Dios amiga, verás tu victoria… Un abrazo! 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *