Preciosas y grandísimas promesas

reflexión preciosas y grandísimas promesas

Generalmente cuando Dios te da una
promesa, te indica lo que tienes que hacer para obtenerla… Las promesas que
Dios te da son los premios para alentarte a seguir dando pasos y avanzar hacia
su santidad… Dios te creó para que te parezcas a Él, pero mira qué tan bueno es
el Señor que no te exige de manera autoritaria que seas como Él quiere que tú
seas. Te da una recompensa por cada paso de obediencia que tú das…

sólo de esa
forma puedes ir alejándote del pecado que tu naturaleza humana tiene.

Es como un entrenamiento: aprendes a
caminar como Dios quiere y recibes bendición tras bendición… y cada día que
pasa te vas pareciendo más a tu Creador.
Realmente es un Padre amoroso y
paciente que te lleva de la mano y te enseña a caminar en obediencia y humildad, de manera que no te resulte doloroso,
complicado o difícil llegar a participar de su santidad. Te animo para que
sigas dando pasos y obteniendo victorias y recompensas para tu vida en esta
tierra… y en la venidera la vida eterna.

«… (Dios) nos ha dado grandes y
preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la
naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo… » 2 Pedro 1:4
(Visited 52 times, 7 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *