No importa… Alabo a Dios

 

no importa alabo a dios oración en tiempos de escasez imagen con texto cristiano

 

Te comparto una oración de entrega a Dios aunque te falte lo que necesitas para vivir. Declaramos con nuestra boca: No importa… alabo a Dios.

Había un hombre humilde y muy fiel a Dios que trabajaba con el dueño de un rancho. Él caminaba descalzo muchos kilómetros para ir a la iglesia a los servicios.

Su patrón era incrédulo y no le agradaba que su peón fuera a la iglesia. Así que le prometió comprarle unos zapatos a cambio de que dejara de ir a la iglesia. El trabajador aceptó el trato, pero una vez que tuvo los zapatos, se fue muy feliz a la iglesia para dar gracias a Dios. 

A su regreso el patrón le reclamó por no haber cumplido el trato y le quitó los zapatos nuevos. Lo maravilloso de todo esto fue que este hombre entregó los zapatos con gozo diciendo: ¡Con zapatos y sin zapatos, yo alabo a Dios!

Yo alabo a Dios con esta oración:

Aunque ahora todo sea contrario a lo que tú me prometiste, Señor…

No importa que mis emociones se alteren en esta espera…

Si me haga faltara el mismo aire para respirar…

Con todo eso, mi Dios…

Yo te prometo que voy a alabarte con alegría. Voy a proclamar tu poderío…

Me humillo a tus pies y me regocijo en ti… me gozo en tu presencia; porque tú eres quien me salva, quien nunca me abandona. 

Tú nunca dejas ninguna de tus promesas sin cumplir. Ninguna de tus palabras caen a tierra.

Celebro con todas mis fuerzas lo que estás por hacer en mi vida… Festejo antes de recibir mi milagro, porque tengo la plena seguridad de que tú eres el Dios de mi salvación.

Te amo mi Señor y Rey.

«Entonces me llenaré de alegría a causa del Señor mi Salvador. Le alabaré aunque no florezcan las higueras ni den fruto los viñedos y los olivares; aunque los campos no den su cosecha; aunque se acaben los rebaños de ovejas y no haya reses en los establos.». Habacuc 3:17,18

Lo verdaderamente importante es que en toda circunstancia, por muy difícil que sea, decidamos alabar al Dios de nuestra salvación. Seguramente muy pronto estaremos disfrutando de la bendición.

Dios no nos dejará sufrir algo que no podamos soportar. Practiquemos la alabanza en medio de la escasez y veremos los milagros de Dios en nuestra situación.

Amiga si te agradó este mensaje comenta y compártelo con alguien que lo necesite. Que Dios sea tu gozo y tu alabanza siempre, tu amiga.

Lidia E. Cames

Síguenos en Twitter: @ArcoirisPromesa

(Visited 492 times, 1 visits today)

4 opiniones en “No importa… Alabo a Dios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *