Entrena para obtener tu premio

reflexión entrena para obtener el premio

 

Cada día es necesario entrenar nuestro cuerpo para hacer todo lo que a Dios le agrada, ejercitar nuestra mente en los pensamientos que Dios quiere que tengamos, a sujetar nuestras emociones al gobierno de Cristo. 

Esto es necesario para dar pasos hacia esa vida eterna que es nuestra meta…

Si no obligamos a nuestro cuerpo a estar sujeto a la voluntad de Dios, no se ejercita en las cosas celestiales… No perdernos el premio que nos espera, ¿verdad?…

Es necesaria la disciplina para disfrutar de las promesas que Dios tiene para ti. Es la única participación que te corresponde en la
carrera por la vida eterna. Que el Espíritu Santo te ayude hoy para dominar los impulsos que podrían debilitarte en tu relación con Dios. En el nombre de Jesús sí podemos.

«Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para
recibir un premio que dura para siempre. Yo me esfuerzo por recibirlo. Así que no lucho sin un propósito. Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí». 1 Corintios 9:25-27

(Visited 9 times, 3 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *