Señor, necesito un encuentro contigo

Para poder amar a Dios, primero hay que conocerlo… se necesita tener un encuentro cara a cara con su amor, su poder sanador, su bondad y misericordia. Esta oración es como pedir una cita con Dios, para que su amor sea revelado a tu corazón.
Señor, te doy gracias porque tú me has amado desde el
principio de los tiempos. Te agradezco tanto que tu amor no esté determinado
por lo que hago o por las circunstancias, sino porque tú eres amor… tu dulce
amor es incondicional.
Me gusta saber que soy importante para ti y que yo puedo
contar contigo en todo momento.

Hoy quiero expresarte mi necesidad de conocerte… Anhelo
tener un encuentro contigo, donde tu amor se haga una realidad y que haga
vibrar hasta la fibra más íntima de mi ser, para poder disfrutarlo y que mi
corazón se enamore de ti.
Quiero que me atraigas a tu corazón, que me atrapes con tus
cuerdas de amor, de tal manera que para mí sea un placer hacer tu voluntad. Deseo
que se encienda una gran pasión por ti y por tu reino… que el fuego de tu Santo
Espíritu arda en mi corazón y se manifieste en mi obediencia hacia ti y en el
amor a mi prójimo.
Extiendo mis manos hacia ti para que las tomes y me dirijas
a ese momento en que me encuentre contigo y empiece a conocerte para aprender a
amarte con todo mi corazón.

Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Ver también:

Oración para dar gracias a Dios

oración para dar gracias a dios oraciones a dios con imágenes
Es tiempo de dar gracias
a Dios
por todo lo vivido durante el año 2015. Cada situación que te ha tocado
enfrentar ha tenido un propósito divino:
Algunas fueron regalos de amor de parte de Dios… otras
fueron oportunidades para crecer y madurar en la fe… y otras fueron
aprendizajes de vida… pero absolutamente todas fueron permitidas por la mano de
nuestro Padre.
Oramos:
“Padre celestial, te doy gracias porque me has permitido
llegar al final de este año con muchas victorias a mi favor… te agradezco
porque a través de Cristo he obtenido los triunfos sobre cada circunstancia que
enfrenté.
Gracias porque mi familia ha sido un canal de tu amor a mi
corazón…
Gracias por los momentos de soledad, porque pude sentir tu
presencia a mi lado…
Gracias por los momentos de gozo que vivificaron mi alma…
Gracias por las pruebas que aumentaron mi fe…
Gracias por el dolor, porque pude experimentar tu poder
sanador…
Gracias por los tiempos de necesidad que me enseñaron a
confiar en ti…
Gracias por los momentos de plenitud que me hacen disfrutar
de tu paz…
Gracias porque en todas mis debilidades pude experimentar tu
fortaleza…
Gracias porque en el cansancio siempre mis fuerzas fueron
renovadas…
Gracias porque en las ofensas que recibí pude extender el
perdón que tú me has dado…
Gracias por los éxitos que me has dado en el trabajo que
realizo…
Gracias por el hermoso regalo de tu hijo Jesús porque sólo
en Él puedo ser victoriosa en todo…
Gracias Jesús, porque tomada de tu mano, voy de triunfo en
triunfo cualquiera que sea la situación que esté viviendo…
Gracias mi Dios, porque puedo decir con toda confianza que llego al final de este año, con una larga lista de victorias que obtuve, siempre en unión con Cristo, mi Salvador.
Bendito seas por
siempre, mi Dios.

 

Gracias.”

Agradecemos el cuidado de Dios

agradecemos el cuidado de dios oración de agradecimiento a dios

¿Sabes por qué hoy abriste los ojos a este nuevo día? ¿Por
qué tienes el privilegio de respirar? ¿Entiendes el por qué puedes moverte y
caminar?
Porque el Dios Todopoderoso, el que extendió los cielos con
sus manos, tu amoroso Padre Celestial, cuidó tu sueño, tu casa y tu vida durante
la noche… 

¿Por qué lo hizo? Porque tiene planes para ti… hay un grande
propósito: Él se ha empeñado en que tú realizarás grandes proyectos con su
ayuda y para su gloria.
Te reto a que hoy le muestres al mundo quién es tu Dios…
preséntalo a quienes no lo conocen, haz que el mundo lo glorifique por tu
testimonio…
Pero antes necesitas agradecer y ponerte en manos de Papá
Dios…  Él 
siempre premia a los corazones agradecidos:
¿Oramos?
“Gracias Padre celestial, porque estás al cuidado de mí. He
dormido con la confianza de que mi vida está en tus manos y que mientras
descansaba, tus ojos vigilantes no se apartaban de mí… hoy he abierto mis ojos
a un nuevo día por tu preciosa voluntad. Reconozco que tú sostienes mi vida en
tus manos y que todo lo que yo enfrente hoy será para mi crecimiento… hoy deseo
acercarme hacia el propósito que has planeado para mi vida. Pido tu dirección
para tomar decisiones correctas y que tu amor, gozo y paz no se aparten de mí
en este día… Quiero darte a conocer al mundo… Me tomo de tu mano y sé que no
habrá nada que contigo no pueda superar. En el nombre de Jesús. Amén.”

(Entrada antigua: “El Señor te sostiene”)

Si no muero no avanzo

En esos momentos en que es tan urgente crecer. Cuando ya es necesario pasar a otro nivel de fe, de entrega, de obediencia al Señor.
Cuando es apremiante la necesidad de madurar espiritualmente. Cuando ya es tiempo de fructificar. Ahí es donde se decide morir… como el grano de trigo.
si no muero no avanzo

Empiezo. No resulta. Lo dejo. No puedo. No avanzo. Vuelvo a
lo mismo… ¿Es tan duro mi corazón?… ¿Tan soberbio?
Sí. Fue lastimado tanto tiempo que ahora no sabe que ya ha
sido sanado… y sigue reaccionando de la misma forma: a la defensiva. Ahora lo
que duele no son las heridas, es el orgullo que está estacionado en medio de mi
corazón…

¡Ja! y el diablo me lo disfraza de rechazo. El pretexto es:
‘me rechazan’… y el rechazo ya no existe.
Ahora se trata de aprender humildad…

Es mejor ser humilde…

Cuando soy humilde no me lastima nada…

Cuando soy humilde nada es personal…

Porque la humildad te quita los ojos de ti misma…
¡Dios!… ¡Cuánto duele!… Pero quiero que duela lo
suficiente para que muera la soberbia… Que duela lo suficiente para ser capaz
de humillarme… para callarme… para no exigir nada… Para esperar en Dios con
ansiedad… Que sea Dios el que se encargue de mí, y no yo de mí misma. No se
trata de mí, se trata de Dios obrando en mí y a través de mí.
Ayúdame, Señor, necesito de tu fuerza para hacer morir la
soberbia, aunque duela… Necesito valor para enfrentarme a la muerte de mi
propio ‘yo’. Sí. Quiero que muera, porque me lastima. El ego lastima de manera
lacerante. Es mejor hacerlo morir… porque ya muerto no siente nada. Me duele morir
a mí misma…
Hoy decido ser fuerte y valiente…Dar fruto, mucho fruto. No me voy a desanimar…
Tengo tu promesa que, tú mi Dios, me acompañarás en todos los caminos que yo
ande. Deseo que me acompañes, para que me sostengas en los momentos de dolor…
Cuando sienta que explota mi interior por la muerte de ese gran tirano que
ahora me está torturando… la muerte de mi propio orgullo.
Gracias Dios… pongo mi vista en lo que me tienes prometido…
permite que el gozo por el premio me levante con fe y determinación a dejar que
tu obra en mí se cumpla. Por amor a ti, Señor. Lléname de tu amor. Que tu amor
sea suficiente para avanzar… Gracias, Señor…

***********
Josué 1:9 Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No
tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera
que vayas.»
Filipenses 3:13-14  Hermanos, no pienso que yo mismo lo
haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y
esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta
para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en
Cristo Jesús.
***********
Si te encuentras en este proceso, seguramente te gustará
leer el siguiente artículo:

Oración para tener un corazón compasivo

Detrás de cada conducta inadecuada hay un corazón herido que
necesita ser comprendido y amado… No todos los que sufren lo reconocen. Muchos disfrazan su sufrimiento con rebeldía, violencia, irresponsabilidad, adicciones, frivolidad y mucho más…

¿Se te dificulta ponerte en el lugar de los que sufren? Tal vez necesites pedirle a Dios un corazón compasivo y sensible… como el suyo. 

oración para pedirle a dios un corazón compasivo por los que sufren

 

“Amado Señor, vengo con mi corazón rendido a ti reconociendo
que tú eres Dios de compasión, que eres grande en misericordia y lento para la ira.

“Te doy gracias porque tú has tenido compasión de mí, estando
muerta en mis pecados tu misericordia me alcanzó por medio del sacrificio de Jesús en la cruz. Ahora soy libre, sana, salva y tengo vida eterna. Continuar leyendo “Oración para tener un corazón compasivo”

Oración del día de hoy

oración del día de hoy oración para empezar el día arcoiris de promesas

Señor, mi oración del día de hoy es con confianza en ti, porque yo creo que este día tendré victoria en todo lo que
haga, toda mi fe está puesta en ti…
Entiendo que toda bendición y ayuda
que viene de tu mano se debe únicamente a tu grande y fiel amor hacia mí…

No es por lo que yo hago o dejo de
hacer, porque nada de lo que yo haga sería suficiente para ganarme todo lo que
me das.
Sólo es por tu misericordia
Señor, confío en tu gracia y favor
para tener el sustento de este día para mi hogar.
Hoy descanso en ti para las
decisiones que debo tomar, sabiendo que me guiarás a lo que es mejor para mí…
Creo que hoy abres puertas de
oportunidad y cierras las puertas que sean en perjuicio para mí.
Creo que guardas y das protección
a mi familia donde quiera que vayan.
Gracias, Padre, porque a pesar de mí
tú has decidido amarme sin condición… gracias por amarme tanto… nunca podré
pagarte lo que haces por mí…
Lo único que puedo hacer es
entregarte todo mi ser y aceptar esa gran misericordia tuya. Te amo, mi Dios.