Las riquezas materiales no son el problema

las riquezas materiales no son el problema enseñanzas bíblicas con imágenes

 

Hace como diez años escuché el testimonio de una mujer. Ella había tenido una posición económica bastante cómoda, donde podía gozar de algunos lujos que no son accesibles para todos. Tenía un puesto de mucha importancia en una empresa privada.

Sucedió que la empresa donde trabajaba la despidió y de pronto se encontró sin trabajo, por consecuencia sin dinero. Perdió su casa, su vehículo, su pareja y sus amigos.

En este punto del testimonio, yo pensé (toma nota, sólo lo pensé, nunca lo dije):

“Eso le sucedió porque trabaja en una empresa privada, pero nunca me va a pasar a mí; porque mi esposo y yo tenemos plazas permanentes en el gobierno, de ahí nadie nos puede despedir”.

¡Cuánta soberbia! Eso es vivir independiente de Dios. No reconocer que todo lo que tengo y lo que soy se lo debo a Dios, no a las circunstancias.

No pasó mucho tiempo cuando Dios decidió que era tiempo de que yo aprendiera.

Sigue leyendo

Lo que importa para Dios

lo que importa para dios enseñanzas bíblicas con imágenes

 

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que importa para Dios en la vida de un creyente? Yo sí. Muchas veces.

Hay gente que se hace ideas equivocadas de lo que a Dios le agrada y hace leyes fundadas en su propia opinión… y trata de imponérselas a los demás. Para no equivocarnos necesitamos conocer lo que dice la Palabra de Dios. Continuar leyendo “Lo que importa para Dios”

El Señor te ha elegido

el señor te ha elegido mensajes de aliento con imágenes arcoiris de promesas

 

¿No te invitaron?… ¿No te hablaron?… ¿No te buscaron?… ¿No te
llamaron?…

No permitas que eso te robe el gozo de Dios…

Amiga: No tienes por qué sentirte ignorada u olvidada. Tal vez sientas que a nadie le importas o que no eres capaz de hacer algo bien. O que no harás cosas que trasciendan. Continuar leyendo “El Señor te ha elegido”

Y dijo Dios:…

y dijo dios reflexiones bíblicas con imágenes arcoiris de promesas

Sólo con la Palabra de Dios se pueden operar milagros, cuando es declarada con fe y con plena convicción de tu identidad en Cristo.

«Por fe sabemos que Dios formó los mundos mediante su palabra, de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse». Hebreos 11:3 DHH

Así como Dios lo dijo y se hizo, tú puedes hacerlo también con cada necesidad tuya… porque eres su hija, hecha a su imagen y semejanza… Continuar leyendo “Y dijo Dios:…”

El querer y el hacer

el querer y el hacer mensajes cristianos con imágenes arcoiris de promesas

 

Hay muchas cosas que queremos. Comer. Adelgazar. Tener dinero. Todas estas cosas para agradarnos
a nosotros.
Ayunar. Orar. Leer y meditar la Palabra. Servir en la iglesia. Diezmar. Dejar el pecado. Todo esto
para agradar a Dios y vivir bien… recibiendo sus bendiciones.
Pero también hay muchas cosas que queremos y no hacemos nada para lograrlas. Y no hacemos porque
no podemos… y no podemos porque la voluntad es débil… porque la carne nos gana… porque tal vez seamos inconstantes.
Incluso las promesas de Dios las queremos pero no podemos dar los pasos que se necesitan
para llegar a ellas.
«Dios está obrando entre ustedes. Él despierta en ustedes el deseo de hacer lo que a él le agrada y les da el poder para hacerlo”. Filipenses 2:13
Cuando Dios nos da el querer, también nos da el hacer. Y nos ponemos en acción inmediatamente.
Es querer hacer algo para obtener bendiciones, pero que vayan conforme a la voluntad de Dios.Por ejemplo:
“Para tener paz, necesito presentarle a Dios mi petición (orar)”.
“Para recibir promesas, necesito fe y paciencia (esperar el tiempo de Dios)”.
“Para ser importante, necesito servir”.
“Para ser discípulo de Cristo, necesito negarme a mí mismo”.
“Para tener dinero, tengo que dar”.
“Para tener nuevas fuerzas, tengo que confiar en el Señor”.
Pero he entendido que cuando queremos y no hacemos es porque no ha venido de Dios el querer. Sólo
queremos con la carne. Las motivaciones son equivocadas… para satisfacer el propio deseo, para competir, para acumular más, para presumir más.
A veces confundimos nuestra voluntad con la voz del Espíritu Santo.

Cuando Dios es el que pone en nuestro corazón el querer hacer algo para agradarle… también viene el hacer.

«Pondré mis instrucciones en lo más profundo de ellos y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo». Jeremías 31:33

Cuando Dios Espíritu Santo te está poniendo en tu corazón el querer, también te está capacitando para el hacer… Y haces lo que tengas que hacer para llevar a cabo lo que Dios ha puesto en tu corazón.
No importa si para hacer lo que corresponde tengas que quebrantar tu carne, tú lo realizas.
Es necesario que Dios lo ponga para que el hacer se lleve a cabo aunque eso signifique pasar por una vergüenza muy grande.
El caso es que cuando Dios pone el querer… no te importa lo que los demás digan de ti. No importa lo que tu corazón sienta, te obligas a hacer lo que Dios quiere que hagas.
Buscas estrategias y consejos para poner en línea tu voluntad con la voluntad del Señor. Se necesita esfuerzo y disciplina para llevar a cabo el hacer. A veces hay que dejar que la carne se duela para que el querer se realice mediante hacer.
Si no fuera porque Dios ha puesto en mí el querer… ya no estuviera yo aquí. Porque he tenido que morir a la carne, al ego y al orgullo muchas veces y las que todavía me faltan… No es mi fuerza, ni mi voluntad, sino el querer que Dios ha puesto en mí.
¿Qué es lo que tú estás queriendo?… ¿Está en línea con la voluntad de Dios? Que tu oración a partir de hoy sea pedir a Dios que ponga el querer y el hacer en tu corazón.Oramos:”Mi Dios amado, hoy decido abrir mi corazón a tu voluntad. Te pido que escribas ahí tus instrucciones para que se produzca en mí tanto el querer como el hacer.
Quiero agradarte mi Señor, ayúdame a dar pasos para acercarme a ti, guíame a ese propósito perfecto que tienes para mi vida. Solamente tú puedes hacerlo a pesar de mí, Señor.
Gracias por escuchar y responder mi oración. En el nombre de Jesús. Amén”.