Tag Archive crecmiento

Tiempo de cantar

tiempo de cantar mensajes de aliento con imágenes arcoiris de promesas

 

Decide que hoy es tiempo de cantar, de gozar y disfrutar.

No es tiempo de quejarte, no es tiempo de dolerte… Es tiempo de soltar tristezas, abandonar el llanto y levantarte para creer esta Palabra de Dios:

«Ya han brotado flores en el campo, ya ha llegado el tiempo de cantar, ya se escucha en nuestra tierra el arrullo de las tórtolas». Cantares 2:12 DHH

Es tiempo de dejar atrás el pasado doloroso y salir a ver lo nuevo que ha brotado durante la época difícil.

Tags,

Perfume de alegría

perfume de alegría devocionales cristianos con imágenes arcoiris de promesas

 

Había decidido no asistir a su fiesta de cumpleaños. Después de todo, Irene no la había invitado directamente… quizá dio por sentado que Claudia, su amiga del alma, al ser testigo de los preparativos de la fiesta, asistiría sin necesidad de invitación.

“Si no me invita no iré”, pensó. 

Tags,

Como un bebé

como un bebé mensaje de aliento con imagen arcoiris de promesas

Sería genial tener
paz total… Como un bebé recién amamantado. No tener ansiedad ni preocupaciones.
Me llama la
atención el salmo 131, donde el rey David nos deja ver que él sí llegó a
experimentar esa anhelada paz que muchas personas deseamos.
Pero lo más hermoso
es que nos comparte el secreto para alcanzarla. Logró que sus circunstancias no
lo alteraran ni lo desesperaran. Aquí está el salmo:

«Señor, mi
corazón no es soberbio, ni mis ojos altivos; no ando tras las grandezas, ni en
cosas demasiado difíciles para mí; sino que he calmado y acallado mi alma; como
niño destetado en el regazo de
su madre, como niño destetado reposa
en mí mi alma.
Espera,
oh Israel, en el SEÑOR, desde ahora y para siempre
». Salmo 131
El secreto está en
la confianza en Dios y saber esperar en Él; pero no es fácil de hacerlo si
antes no se toman tres decisiones muy importantes que sustentan este secreto:
1.- Dejar el orgullo y la altivez. «Señor, mi
corazón no es soberbio, ni mis ojos altivos
»… Evitemos sentirnos más que
los demás, no creernos mejor de lo que realmente somos. Procuremos que nuestros
ojos no vean con menosprecio a la gente que nos rodea.
Que
la opinión que tengamos de nosotros mismos sea de acuerdo a las capacidades y
habilidades que Dios nos ha dado, conforme a lo que la Biblia dice de nosotros.
«Ninguno
piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, cada uno piense de sí
con moderación, según los dones que Dios le haya dado junto con la fe
». Romanos
12:3b
No permitamos que
el orgullo nos robe la paz preciosa que el Señor nos ha dado.

Pidamos a Dios que nos revele la perspectiva correcta de nosotras mismas… para tener un equilibrio entre nuestro valor ante Dios y el valor de los demás.

2.- No llenarse de codicia. «No ando
tras las grandezas, ni en cosas demasiado difíciles para mí
»… Es tan fácil deslumbrarnos por el poder o las riquezas, querer
llegar más alto que los demás.
El deseo de lograr
lo que otros no han logrado, o de tener lo que otros no han tenido es una forma
espantosa de codicia… y eso también nos roba la paz del corazón.
«Pero la
verdadera sumisión a Dios es una gran riqueza en sí misma cuando uno está
contento con lo que tiene
». 1 Timoteo 6:6
En lugar de tener
ambición por lograr lo imposible tengamos contentamiento con lo que Dios nos
permite vivir y tener cada día.

Que Dios nos ayude a aceptar con agrado los dones que nos ha dado… Seamos felices con las habilidades y capacidades que tenemos.

Conozcamos nuestros límites y reconozcamos lo demás como poder y misericordia de Dios.

3.- Ejercer el
dominio propio
. «…sino que he calmado y acallado mi alma»… El Espíritu Santo es el que nos ayuda a
mantener la calma mientras esperamos. El dominio propio es la capacidad de
comportarse con tranquilidad mientras esperamos en Dios.

El dominio propio es algo que se cultiva con intención… Pero con la ayuda del Espíritu Santo.

Es
necesario aquietar las emociones. No le demos rienda suelta al desespero o a la
ansiedad. Expresemos con nuestros labios nuestra confianza en Dios y la
decisión de esperar en su voluntad. Pidamos la ayuda al Espíritu Santo.
Toma en cuenta las
siguientes observaciones que te ayudarán mucho:

-No puedes tener
paz si no decides creer que Él te va a proveer… o que te va a sanar… o que te
va a transformar… 

-Esperar en Dios va
a evitar que tú quieras tomar el control y pierdas la paz…

-Necesitas poner
toda tu confianza en el Señor en
cualquier situación que vivas y en todo tiempo; porque tu familia será
restaurada por Él…  tus hijos serán
salvos por Él… tus finanzas serán prosperadas por Él. Sólo así evitarás la
desesperación y el orgullo herido.

-Sólo cuando toda
tu esperanza está puesta en Él, con la total convicción de que Él va a
resolver… sólo entonces tu corazón tendrá la calma y la paz que tiene un niño
cuando acaba de ser amamantado por su madre.

Elige descansar en
el Señor como ese bebé en los brazos de su madre. Pon toda tu confianza en el
Señor que todo lo puede. Al rey David le dio resultado… ¿Lo intentarás tú hoy?

Te recomiendo esta lectura: UNA PALABRA DE DIOS QUE AFIRMARÁ TU FE

Comenta y comparte. Deseo que Dios te fortalezca para esperar siempre en sus promesas.
Tu amiga,
Lidia E. Cames

Tags

Lo que importa es que Dios te conozca

lo que importa es que dios te conozca mensajes cristianos con imágenes
Es básico que tomes en cuenta que en tu vida cristiana lo
que importa es que Dios te conozca
… Es al Señor a quien debes de agradar e
impresionar.
No necesitas demostrarle a nadie que tienes a Cristo en tu
vida… Tampoco es obligatorio convencer a nadie que vives en la verdad. No te
estreses discutiendo para conseguir que te den la razón. Ni siquiera a Dios
tienes que convencer, porque Él conoce lo que haces, lo que eres y lo que
piensas.

«Recuérdales estas cosas a todos y ordénales
en presencia de Dios que dejen de pelearse por palabras. Esos altercados son
inútiles y pueden destruir a los que los oyen.
Esfuérzate para poder presentarte
delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no
tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad.
Evita las conversaciones inútiles y
necias, que sólo llevan a una conducta cada vez más mundana.
Pero la verdad de Dios se mantiene firme
como una piedra de cimiento con la siguiente inscripción: El Señor conoce a los
que son suyos, y Todos los que pertenecen al SEÑOR deben apartarse de la maldad
». 2 Timoteo 2:14-16,19
El Señor quiere que cuando hables de la Palabra no sean
discusiones para ver quién es mejor o quién es más santo; sino para explicarla
correctamente, es decir, para instruir al que no conoce las verdades de Dios en
las Escrituras.
Quien tiene que aprobarte en tu vida cristiana no es el
humano, sino Dios. Busca agradar a Dios con tu corazón, con tu conducta y con
tus obras… Apártate del mal por la única decisión de que sea el Señor quien te
vea y te apruebe.
Te aseguro que en su tiempo Él mismo pondrá todo en su lugar
y lo acomodará para demostrar al mundo entero que eres de Él y que Él es quien
llena tu vida.
Lo verdaderamente importante es que tu Padre Dios vea tu
corazón totalmente dispuesto y obediente para Él… De lo demás Él se encarga.
¿Sabes qué hará el Señor? Te bendecirá… te respaldará… te hará sobresalir
dondequiera que vayas, sólo porque sabe de la integridad que tú guardas en tu
interior hacia Él.

(Entrada antigua: “El Señor te conoce”)

Tags

2 estrategias para cultivar el contentamiento

estrategias para cultivar el contentamiento devocionales cristianos
Si tú experimentas sensaciones como el estrés, la
preocupación, la ansiedad, el nerviosismo u otras parecidas… necesitas el
contentamiento en tu vida.
Te comparto dos sencillas estrategias para cultivar el contentamiento y aplicarlo en todas
las situaciones que estés viviendo.
El contentamiento se pierde muchas veces y no se encuentra
satisfacción en nada, porque siempre existe el deseo tener algo más de lo que
se tiene:
Una casa más grande
El coche del año
La tecnología más actualizada
Los hijos más inteligentes y exitosos
El esposo más guapo y perfecto
El mejor trabajo
La posición económica más alta
La ropa más moderna
El estado de salud perfecta, sin enfermedades ni achaques
O también puede ser que te “estacionas” en un pasado que no
fue satisfactorio y te pierdes de lo hermoso que ahora sí tienes, sin avanzar a
un futuro que promete ser brillante:
…El negocio que no se concretó
…El novio con el que no se casó
…El hijo que se fue
…El esposo que falló
…El dinero que se perdió
…El accidente que cambió todo
En la Palabra de Dios está la solución a todo esto que nos roba
el gozo y la paz:
«¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguna de sus bendiciones!».
Salmo 103:2
Aquí nos enseña dos sencillas estrategias para cultivar el contentamiento:
   1.- Alaba a Dios. «Bendice, alma
mía, al Señor
»… Empieza reconociendo la grandeza de Dios, y le alabas
porque Él es bueno… Proclama con tu boca las virtudes de su gloria cuando
sientas esa sensación de inconformidad y soledad:
“Señor Todopoderoso, te alabo porque tú
eres mi Creador, el que ha hecho todo cuanto existe… Tu nombre es Glorioso,
Eterno y tu bondad es infinita… Te bendigo con todo mi corazón porque tu
misericordia no tiene medida para con todos tus hijos que te aman… Eres Dios de
amor, Padre Perfecto, tu poder no tiene límites…”
Y así podrías seguir alabándole, conforme el
Espíritu Santo te vaya inspirando… Te aseguro que te va a ir llenando de su
gloria y tu ser entero va a ser inundado con la esencia misma de Dios… te
envolverá una gran calma y bienestar.
   2.- Menciona
todo lo bueno que tienes
. «…y no
olvides ninguna de sus bendiciones
». Es muy importante tener presente los
beneficios y favores recibidos de su mano… Procura estar consciente de lo que
tienes para disfrutar con corazón agradecido todas esas bendiciones:
“Reconozco Señor, que tú eres quien me
sostiene con tu mano, tú me das vida en abundancia, de ti viene la provisión de
casa, alimento y vestido. Mi Dios, eres tú quien envió a Jesucristo para mi
salvación y vida eterna, tu precioso Espíritu es quien me consuela en momentos
difíciles… Gracias porque me has dado una familia para amar y bendecir como tú
me amas y me bendices a mí. Vivo segura y protegida porque tú envías tus
ángeles que me guarden en todos mis caminos… Tú solucionas los problemas que se
me presentan y me tratas con bondad y misericordia en todo tiempo; me llenas de
tu paz y calmas todas mis tormentas, mitigas mis ansiedades…”
Y seguirías mencionando cada regalo que Dios
te ha dado desde antes de este tiempo hasta ahora.

 

Cultiva el hábito de alabar a Dios y de recordar en voz alta
todas sus bondades… Nunca más te controlarán las emociones negativas y aprenderás
a tener contentamiento y descanso en cualquier circunstancia que te encuentres.

Tags