Me siento muy sola

Me siento muy sola

me siento muy sola temas de consejería cristiana arcoiris de promesas

 

Hay muchas mujeres que se sienten muy solas aunque están casadas y con un hogar estable.

Cuando yo me casé pensaba en que por fin iba a ser feliz… ¿Alguien se identifica con esto?

Pensé que mi esposo me iba a dar todo lo que yo necesitaba para ser feliz. Y me llevé una gran sorpresa cuando me enteré que él también se había casado por la misma razón que yo.

Después creí que cuando tuviera hijos las cosas serían más agradables para mí… Y tampoco sucedió nada.

Mis hijos esperaban que yo los hiciera felices… Seguía sintiéndome sola.

Esto nos sucede a las mujeres que ponemos nuestra confianza en los hombres.

Necesitamos depositar todas nuestras necesidades y expectativas en nuestro Dios y Señor. Él nos va a proveer todo para tener contentamiento y bienestar en nuestra vida.

Nos llenará de amor, gozo, paz y cubrirá cada vacío emocional, familiar y espiritual que tengamos en nuestro corazón.

Después de eso, seremos nosotras quienes estemos ministrando el amor de Dios a nuestro esposo y nuestros hijos.

Cuando yo tuve mi primer encuentro con Cristo, las cosas empezaron a cambiar… Él me liberó de miedos, de culpas, de tristezas y de pecados que no me dejaban tener tranquilidad.

Luego me envolvió en su amor y me ungió con su Espíritu Santo… Entonces fui feliz.

En ocasiones hay situaciones difíciles en mi vida y en mi familia; pero siempre confío en Dios para que las solucione.

Si tú estás pasando una situación parecida, te ayudará hacer la siguiente oración con tu corazón dispuesto para Dios:

 

“Aquí estoy, Señor. Aquí estoy otra vez.

Ya tuvimos esta conversación antes. Cuando estaba soltera, estaba muy sola, ¿recuerdas? Te pedí un hombre decente con quien casarme, y esperé durante mucho tiempo. Bueno, ahora estoy casada; entonces, ¿por qué me sigo sintiendo sola?

Trato de comunicarle a mi esposo todos mis sentimientos y emociones, pero aunque él se esfuerza por ser cortés, puedo decir que en realidad no lo comprende y no ve lo importantes que son esas conversaciones para mí; me parece que después de unos minutos simplemente deja de escucharme.

Me gustaría que se interesara en las cosas que trato de decirle, pero él se limita a estar ahí sentado. Quiero contarle todas las cosas estresantes y agradables que me ocurren cada día, per él se impacienta. Al comienzo me sentía furiosa; ahora simplemente me entristezco. ¿Qué hay de malo en mí?

Yo sé que tú siempre me escuchas, Señor; es un gran consuelo saber que tú me entiendes plenamente. ¿Puedes ayudarme? “Mírame y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido. Las angustias de mi corazón se han aumentado; sácame de mis congojas” (Salmo 25:16,17).

Ayúdame a seguir siendo una esposa solidaria y amorosa; ayúdame a ser solícita con él y a atender sus necesidades; ayúdame a entenderlo mejor. Te ruego que le ayudes a darse cuenta de mi soledad”.

Fuente: LifeChurch.tv. https://www.bible.com/es/reading-plans/455-aqui-estoy-senor

  

Amiga lectora, deseo que este mensaje sea de bendición para tu vida y tu familia… Ayúdame a bendecir a más mujeres que necesitan conocer esta verdad de la Palabra de Dios.

Deseo que Dios sea tu compañía y tu consuelo, con amor,

Lidia E. Cames

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *