¡Otra vez lunes!

¡Otra vez lunes!

otra vez lunes reflexión de aliento con imágenes arcoiris de promesas

Después del fin de semana, las redes sociales están cundidas
de hashtags de #FelizLunes… Las imágenes te desean un feliz lunes y otros más
te dirán #FelizInicioDeSemana… ¿Quiénes son los que viven lo que publican?
Tuve un compañero de trabajo a quien no le gustaban los
lunes… Apenas estaban terminando los honores a la bandera y los alumnos iban
entrando a su respectivo salón de clases (las 8:30 de la mañana) y decía en
tono de broma: ¡Qué larga se me está haciendo la semana! 😂
¿Conoces a alguien así?

Claro que es una exageración, no todas las personas son así.
A mí me parece que hay tres formas diferentes de enfrentar
el lunes, por eso creo que las mujeres podemos clasificarnos en tres grupos:
1.- Las sinceras.
Este es el grupo más numeroso: mujeres que van a trabajar (o estudiar) se les
ve a primera vista que están muy cansadas, porque tuvieron mucho trabajo el fin
de semana en casa: limpiar la casa, lavar y planchar la ropa, atender visitas,
dar su servicio en las tres reuniones en la iglesia,  desvelarse viendo televisión,… en fin… Las
causas son interminables.
Tal vez no es cansancio físico, sino aburrimiento o fastidio
por aquellas cosas que se salieron de control durante el fin de semana: se
descompuso la lavadora, el niño se enfermó, la visita de la suegra, discusiones
con el esposo… Otra larga lista de sucesos…
2.- Las optimistas.
Estas mujeres dicen: “Todo está bien. Se trata de tener la actitud correcta,
por eso fui a la iglesia ayer”. Se toma un café tamaño familiar y después de un
buen baño, una bonita vestimenta y un impecable maquillaje dice: “¡Me encantan
los lunes!”… “Declaro que Dios está conmigo”.
Pero en su interior lucha por no pensar en todo aquello que
le agobia, no habla de ese síntoma extraño que apareció en su cuerpo, se niega
a recordar las palabras hirientes de sus seres queridos, trata de ocultar las
emociones y sentimientos negativos que se le quedaron clavadas en el alma por
las cosas que se salieron de control el fin de semana.
El caso es que los dos tipos de mujeres están cansadas,
agobiadas y cargadas…
Y en los dos casos, el cansancio y/o fastidio viene de más
lejos en el tiempo: Un pasado doloroso que no se ha podido superar o culpas de
fallas que no se han perdonado, más lo que se haya acumulado… han provocado un
cansancio crónico interno que no lo quitarán los litros de café, ni tres baños
al día… no hay maquillaje para el alma.
3.- Las relajadas.
Este grupo es el menos socorrido. ¿Por qué?
Porque son pocas las mujeres que han aprendido a depositar
sus cargas en Jesús, a descansar en Él. Las que pertenecen a este grupo, han
aprendido a confiar en Dios, conocen las promesas para su vida y han encontrado
seguridad en Cristo.
Ellas saben que Jesús ya se llevó toda carga en la cruz del
Calvario y que ahora pueden soltar en Él todo lo que les cansa y estorba.

Por lo tanto, se fortalecen cada día en el poder de la
fuerza que da el Señor y han encontrado un gozo especial en vivir cada día como
un regalo del Señor.
otra vez lunes reflexión de aliento con imágenes arcoiris de promesas
..ooOoo..
Ahora te pregunto: ¿En qué grupo te ubicas?
Amiga, no dejes que el cansancio te robe las bendiciones del
día lunes… No permitas que tu rendimiento y productividad disminuya en
cualquiera que sea el área donde tú te muevas.
Busca a Jesús y entrégale tus cargas físicas, emocionales,
mentales y espirituales… Confía en Él y relájate.

Haz que tus lunes tengan sabor a viernes.

¿No sabes cómo hacerlo? Estoy segura que estos artículos te
ayudarán:
Comparte este artículo en las redes sociales que más te
agraden para que todas tus amistades puedan tener junto contigo un ¡Feliz
lunes!
Dios te bendiga abundantemente, tu amiga y hermana en
Cristo,
Lidia E. Cames

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *