Video: Un día para el Señor

Apartar un
día para el Señor
es algo que no debería causarnos un conflicto… o darnos
motivos para discusión: Dios manda que le dediquemos un día para adorarle.

Yo pienso
que lo importante no es el nombre del día ni tampoco el lugar… Porque Dios sabe
de las necesidades de nuestro tiempo, ya sea por el horario y/o calendario de
trabajo o por las condiciones de la ubicación de tu trabajo.

A Dios le importa tu corazón, tu entrega y tu adoración. Lo que Él desea es que un día a la semana te dispongas a ir a su presencia para adorarle
y para leer y meditar su Palabra.

No es que el
Señor tenga problemas de estima y necesite sentirse importante con tu
adoración… Lo que Él quiere es renovar tus fuerzas, confortar tu alma y quitar
las cargas que te agobian durante la semana.

Leer: Santifica tu día de descanso

A ti y a mí
nos conviene separar un día para el Señor… Somos nosotras quienes necesitamos
de ese descanso ante su altar.

La reunión
con los creyentes en la congregación es para animar nuestra fe y para recibir
mayor bendición durante la adoración conjunta. La finalidad de congregarse en
una comunidad cristiana es que tu espíritu se anime y se alimente. 

Leer: Alimentar el ánimo espiritual


Amiga, cualesquiera
que sean las condiciones de tiempo y lugar, no descartes pasar un tiempo de
acercamiento con tu Creador… Él merece toda honra y toda gloria… Él es digno de
ser adorado, exaltado y glorificado.

Lecturas para meditar: Salmo 5:7; Salmo 100:1; Salmo 115:1; Hebreos 10:25


¿Qué piensas tú? Coméntanos y comparte este artículo.
Dios te
bendiga y te guarde,
Lidia E.
Cames

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *