TÚ ERES MI DIOS. Qué sucede cuando dices esto

TÚ ERES MI DIOS. Qué sucede cuando dices esto

tú eres mi dios qué sucede cuando dices esto reflexiones cristianas

Quiero compartirte lo
que sucede cada vez que le dices al Señor: Tú eres mi Dios”
. En el ámbito
espiritual y en tu interior se activan cosas maravillosas siempre que tú dices
con fe: “Tú eres mi Dios”.
«Y tendré compasión de
la que no recibió compasión, Y diré al que no era Mi pueblo: ‘Tú eres Mi
pueblo,’ y él dirá: ‘Tú eres mi
Dios
». Oseas 2:23 (NBLH).
Todas las veces que tú dices al Señor: “Tú eres mi Dios”, le
estás dando respuesta afirmativa a su declaración: “Tú eres mi pueblo”…
Al mismo tiempo que se afirman otras verdades bíblicas en tu
corazón:
  • Reconoces que eres de su propiedad… «¡Reconozcan que el SEÑOR es Dios! Él nos hizo, y le pertenecemos;
    somos su pueblo, ovejas de su prado
    ». Salmo 100:3 (NTV)

  • Aceptas que Dios se ha compadecido de ti cuando tú no lo
    merecías… «Y tendré compasión de la que
    no recibió compasión
    ». Oseas 2:23 (NBLH).

  • Su gobierno se establece en tu vida, ordenándola conforme a
    su voluntad… «Padre nuestro que estás en
    el cielo: Que todos reconozcan que tú eres el verdadero Dios. Ven y sé nuestro
    único rey
    ». Mateo 6:9-10 (TLA).

  • Crece tu confianza de provisión, protección, seguridad, y
    sanidad; porque Él es quien se encarga de todas tus necesidades… «A los que buscan al Señor nunca les faltará
    ningún bien
    ». Salmo 34:10 (DHH).

  • Recibes  poder a
    través del Espíritu Santo para soportar y/o vencer las dificultades,
    preocupaciones o adversidades que se presenten en tu vida… «Cuando eres débil, mi poder se hace más
    fuerte en ti
    ». 2 Corintios 12:9 (PDT).

  • Aseguras que jamás estás sola, ni desamparada, ni
    debilitada; porque Él ha prometido ayudarte y acompañarte todos los días de tu
    vida… «¡Así que sé fuerte y valiente! No
    tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el SEÑOR tu Dios, él
    mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará
    ». Deuteronomio 31:6
    (NTV).

Puedes empezar desde hoy a decirle al Señor en voz alta: “Tú
eres mi Dios”…
Cuando todo te vaya bien dale a Dios el mérito… Acuérdate de
agradecer diciéndole: “Tú eres mi Dios”.
Cuando te encuentres en situaciones difíciles levanta tus
ojos al cielo y declárale firmemente que Él es tu Dios Grande, Fuerte,
Victorioso, Todopoderoso y Misericordioso.

Cada vez que las circunstancias se compliquen sólo dile con
convicción: “Tú eres mi Dios”; y la paz será multiplicada en tu corazón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *