Que no te causen daño los mentirosos

Que no te causen daño los mentirosos

que no te causen daño los mentirosos mensajes cristianos con imágenes
Por supuesto que causan daño los mentirosos.
Yo fui víctima por primera vez cuando tenía 14 años. Estudiaba
la Secundaria cuando una amiga me platicó que vio cuando uno de nuestros
maestros besaba a una de nuestras compañeras de salón.
A esa edad, y con lo ingenua que yo era, me asusté y les
comenté a mis papás. Al otro día, ellos fueron a la escuela a hablar con el
director acerca de este asunto.
Llamaron al maestro, a mi amiga y empezó el interrogatorio…
Mi amiga negó todo. ¡Había mentido! ¡Yo quería que la tierra me tragara! Tanto
el maestro como el director nunca supieron quién de las dos mintió; y mis
padres y yo pasamos una gran vergüenza a causa de la mentira que mi amiga me
había dicho.
«Señor, líbrame de los labios mentirosos y de la lengua embustera».
Salmo 120:2
Este pasaje bíblico hace diferencia entre un mentiroso y un
embustero.
¿Quién es un
mentiroso?
Es una persona que habla con mentiras, que exagera la verdad o
que oculta información. Algunos no causan daños mayores, lo más grave que hacen
es provocar grandes confusiones, y situaciones incómodas cuando su víctima es
alguien tan ingenuo como me pasó a mí con mi amiga.
¿Quién es un
embustero?
Este es el que miente elaborando una serie de enredos con la
finalidad de obtener algo. Es el caso de los que elaboran historias dramáticas
para conseguir dinero fácil… O los que hablan mal de un compañero de trabajo
con el jefe, con tal de quedarse con su puesto.
Si vamos más allá, son los falsos secuestradores: Llaman por
teléfono y dicen que tienen en su poder a un familiar tuyo, piden que deposites
dinero para que los dejen libres… Causa risa cuando tu familiar está contigo,
pero cuando no lo puedes localizar, corres el riesgo de caer en sus enredos.
También los que venden artículos que nunca entregan porque
no existen, algunos hasta dicen que te van a vender una casa que no está
construida, te hacen que pagues cierta cantidad para apartarla y luego
desaparecen.
Y la lista de embusteros es larga.
¿Cómo evitar a los
mentirosos y embusteros?
Como hija de Dios, tú no tienes que ser víctima de
esta clase de personas. Utiliza este versículo bíblico como una oración
constante, porque en este tiempo nos rodea la maldad y por donde quiera hay personas malintencionadas.
Estoy plenamente convencida de que tú puedes tener una
protección especial, que te hará pasar inadvertida para quienes quieran robar
tu paz, tu economía y tu fe.
Te animo a que hoy establezcas una dependencia del
Señor en tu diario caminar, clamando por ese cuidado amoroso que te hará libre
de malos momentos por fraudes, estafas y mentiras.
Que Dios te dé discernimiento para identificar a todas las
personas malintencionadas que se acerquen a ti… y que puedas escuchar al
Espíritu Santo advirtiéndote del peligro.
Nunca más se acercarán a ti con la finalidad de romper tu tranquilidad, ni arrebatar las bendiciones que Dios te ha dado por el derecho de ser su hija.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *