Dios puede transformar a tu esposo

Dios puede transformar a tu esposo

dios puede transformar a tu esposo consejería matrimonial cristiana
Consulta:
“Llevo más de un año
separada de mi esposo. Yo lo dejé porque tenía otra mujer desde hacía 2 años y
yo no sabía.
Me congrego en una
iglesia cristiana y todo este tiempo he estado orando para que Dios cambie la
vida de mi esposo y lo regrese con mi hijo y conmigo.
Mi hijo tiene 4 años y
todos los días pregunta por él, y la verdad ya no sé qué decirle, pues siempre
invento que pronto va a llegar. Me siento desesperada y no sé si seguir orando
por él y por la restauración de mi matrimonio, pues ya llevamos mucho tiempo
separados… ¿qué hago?”
Respuesta:
Hola amiga, Te felicito porque estás poniendo en manos de
Dios la vida de tu esposo y de tu matrimonio. Dios es el único que puede hacer
cambios en las vidas de las personas.
Es muy bueno que le pidas a Dios que cambie su vida… No
tiene sentido que vuelva para vivir lo mismo y entrar en un círculo vicioso del
que es muy difícil salir. Que Dios cambie su manera de pensar, su vida; que
llene todos los vacíos de su corazón y que se entregue al Señor para que pueda
tomar su lugar de autoridad que le ha sido asignado en el hogar.
Es normal que te desesperes al no ver la respuesta de Dios
que tanto anhelas, sobre todo porque tu hijo es pequeño y no puede entender muy
bien lo que está pasando.
Quiero enfocarme en tres puntos importantes, amiga:
:: 1.- La desesperación que sientes. Lo más conveniente es
que procures calmarte para que tus oraciones no sean motivadas sólo por tu
necesidad… Tus oraciones son efectivas cuando son motivadas por la fe. Y para
eso es necesario creer que lo que estás pidiendo va a suceder. La fe siempre
tiene una compañera inseparable, es la paciencia, esto quiere decir que tengas
paz mientras tu respuesta llega; la paciencia no se la pides a Dios… sólo la
pones en práctica, con la ayuda del Espíritu Santo que vive en ti desde que
recibiste a Jesús como tu Señor y Salvador.
Dios quiere que en Él tengas paz, que aprendas a confiar
totalmente en Él… Te recomiendo que le platiques de tu necesidad y que le pidas
por tu esposo, dale gracias por lo que sí tienes a tu favor… Y después de esto
pídele paz para tu corazón y tu mente. La desesperación se irá.
:: 2.- Tu hijito que necesita a su padre. Qué bueno que le
dices a tu hijo que su padre regresará pronto. Cada vez que se lo digas,
créelo…Tu boca tiene poder, cuando le estás creyendo a Dios. También podrías
enseñar a tu hijo a orar con fe por su papá.
El niño necesita el amor de su padre, es necesario que lo
vea. Lo que tú puedes hacer a favor de tu hijo es hablar con tu esposo, para
que vaya a visitar al niño… Hazlo sin alterarte y con respeto, para que no sea
motivo de discusión o pleito.
:: 3.- Unas preguntas antes que tu esposo regrese:
¿Ya lo perdonaste por lo que hizo?
¿Ya no te duele la herida de la traición?
¿Estás preparada para ser una esposa como Dios dice en su
Palabra?
Es muy importante que liberes perdón para tu esposo y
después de eso exponer tu dolor y decepción ante Dios para que sane tu corazón
de las heridas que se produjeron por el engaño.
Cuando pedimos a Dios la ayuda en nuestros problemas, lo
mejor es estar dispuestas a hacer las cosas como Él dice en su Palabra… En este
caso dice que la esposa debe reconocer a su esposo como la autoridad del hogar,
sujetarse y obedecerle en todo. ¿Estás lista? Por esa razón primero se perdona
y se sana: de otro modo no podrás sujetarte a tu esposo.
Dios quiere cambiarte a ti primero, amiga, para que con tu
testimonio, tu esposo empiece a desear que Dios lo cambie a él.
Versículos bíblicos
para leer y meditar:
«Pues bien, ¿acaso Dios no defenderá también a sus
escogidos, que claman a él día y noche? ¿Los hará esperar? Les digo
que los defenderá sin demora. Pero cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará
todavía fe en la tierra?» Lucas 18:7-8
«Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en
oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán». Marcos 11:24
«Lo que ustedes necesitan es tener paciencia; para
que, una vez que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban lo que él ha
prometido darnos». Hebreos 10:36
«No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en
oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más
grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y
sus pensamientos por medio de Cristo Jesús». Filipenses 4:6-7
«De la misma manera, ustedes esposas, tienen que aceptar la
autoridad de sus esposos. Entonces, aun cuando alguno de ellos se niegue a
obedecer la Buena Noticia, la vida recta de ustedes les hablará sin palabras.
Ellos serán ganados al observar la vida pura y la conducta respetuosa de
ustedes». 1 Pedro 3:1-2

«¿Acaso ustedes, esposas, no se dan cuenta de que sus
maridos podrían ser salvos a causa de ustedes?» 1 Corintios 7:16

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *