Cómo vencer ese pecado oculto

Cómo vencer ese pecado oculto

cómo vencer ese pecado oculto temas de consejería cristiana bíblica

Consulta:

“Estoy deprimida, soy
maestra de Escuela Bíblica. Amo el poder inculcar la palabra del Señor pero
tengo un pecado oculto que no le he contado a nadie porque no confío en nadie
tanto como para contarle. Me siento hipócrita y justo ahora no sé si pueda
seguir siendo cristiana, amo a Dios con todo mi corazón pero aun así no debo de
ver pornografía y masturbarme. No es todo el tiempo, inclusive es como en
temporadas siempre que me reconcilio y presento mis pecados y ofensas al Señor
le presento este problema y hasta se lo he entregado pero aun lo hago, lloro
desesperadamente luego de hacerlo y me siento sucia, vacía y muy hipócrita.


¿Cómo puedo hacer? ¿Qué
debo hacer? estoy desesperada sin trabajo, me fui de mi casa pero necesito
suplir las necesidades de mi madre aunque no viva con ella, siento que soy un
fracaso en todo, tengo 28 años y no me he graduado en nada. Pasé cuatro años
encerrada en la iglesia trabajándole a Dios o ya ni sé si mi servicio fue grato
ante Dios. No sé qué hacer por favor díganme algo que me ayude a levantarme
porque siento que ya estoy más afuera que adentro. Tengo tres días sin comer
bien y no tengo cómo salir a buscar un empleo porque mis zapatos están rotos y
no tengo ropa y mi madre no sé si tiene qué comer, estoy desesperada.”
Respuesta:
Amiga, es muy hermoso saber que amas al Señor y trabajar en su reino, esto te facilitará mucho tu regreso a Él… Te voy a sugerir tres cosas:

1.- Regresa cuanto antes a los brazos de tu Padre Celestial. El amor de los padres no cambia en absoluto cuando
sus hijos no se conducen de la manera correcta; aun siendo humanos nunca
dejaríamos de amar a nuestros hijos, solo porque no se comportan adecuadamente.

Imagínate a nuestro Padre Celestial, cuyo amor es incondicional,
eterno e inagotable. Él no deja de amarte y sabe de tu conflicto. No huyas de
Él, al contrario: en estos momentos es cuando más necesitas estar cerca de
Dios.
Recuerda la parábola del hijo pródigo (Lucas 15:11-24):
Jesús relató esa historia con la finalidad de que conozcamos el amor de nuestro
Padre celestial. No importa la condición en que regreses, Él siempre estará
dispuesto a recibirte con los brazos abiertos.
Es cierto que el pecado te aleja de Él; pero si tú te
acercas con un corazón sincero y arrepentido te va a perdonar y a recibirte… y
no sólo eso, sino que te va a ayudar a salir de eso. Sólo tienes que pedírselo.
No permitas que la culpa te aleje del Señor.

2.- Busca ayuda. Lo que sí te digo es que callando no vas a lograr resultados
firmes y permanentes. Entiendo muy bien que no confíes en nadie, tal vez tengas
miedo de ser juzgada o rechazada; pero es necesario que te ayude una mujer con
madurez en la fe y llena del amor de Dios.

Es conveniente que tengas a alguien para rendirle cuentas, que ore contigo; una mujer a quien puedas hablarle en el momento en que la tentación de caer sea más fuerte y clamen juntas pidiendo fortaleza para tu fe.

Busca ayuda, no permitas que el enemigo te detenga, lucha
con valentía por tu libertad. No te aísles, eso es lo que Satanás quiere: que
nadie te ayude para seguir esclavizándote.
Pide ayuda al único que puede hacerlo: al Creador tuyo, que
te conoce perfectamente bien y sabe qué es lo que necesitas… Él te mostrará la
persona adecuada y te guiará hacia ella. Ofrécele tu mano a Dios, Él la tomará
y te llevará a donde necesitas estar.

3.- No dejes de congregarte. Necesitas del calor espiritual que Dios derrama en medio de la comunidad. Si te reúnes con los demás creyentes tu espíritu y tu alma se llenarán de un nuevo ánimo y el Señor derramará sobre ti bendición y vida eterna.

Lectura de la Biblia para meditar: Salmo 51, 25 y 69

Títulos que también te ayudarán:

Comments

  • María Elena Castro González | Dic 6,2015

    Leer Isaías 43:25 y Lucas 18:9-14. Cuando le confesamos nuestros pecados a Dios, Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos (1a Juan 1:9). Y si Él nos ha perdonado, no debemos rechazar su gracia y el sacrificio que sufrió en nuestro lugar para que nosotros pudiéramos ser perdonados. Es sólo por su gracia, por su misericordia y por su infinito amor que somos salvados (Efesios 2:8).

    • lidia | Dic 9,2015

      Gracias querida Maria Elena! Seguro nuestra amiga tendrá más apoyos bíblicos que aumenten su fe durante su proceso… Dios te bendiga

  • Junior Chagua | May 20,2016

    Dios Bendiga a cada hombre y mujer que busca el Reino de Dios.

    • lidia | May 21,2016

      Amén! Gracias por tu comentario, Junior Chagua…

  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *