2 estrategias para cultivar el contentamiento

2 estrategias para cultivar el contentamiento

estrategias para cultivar el contentamiento devocionales cristianos
Si tú experimentas sensaciones como el estrés, la
preocupación, la ansiedad, el nerviosismo u otras parecidas… necesitas el
contentamiento en tu vida.
Te comparto dos sencillas estrategias para cultivar el contentamiento y aplicarlo en todas
las situaciones que estés viviendo.
El contentamiento se pierde muchas veces y no se encuentra
satisfacción en nada, porque siempre existe el deseo tener algo más de lo que
se tiene:
Una casa más grande
El coche del año
La tecnología más actualizada
Los hijos más inteligentes y exitosos
El esposo más guapo y perfecto
El mejor trabajo
La posición económica más alta
La ropa más moderna
El estado de salud perfecta, sin enfermedades ni achaques
O también puede ser que te “estacionas” en un pasado que no
fue satisfactorio y te pierdes de lo hermoso que ahora sí tienes, sin avanzar a
un futuro que promete ser brillante:
…El negocio que no se concretó
…El novio con el que no se casó
…El hijo que se fue
…El esposo que falló
…El dinero que se perdió
…El accidente que cambió todo
En la Palabra de Dios está la solución a todo esto que nos roba
el gozo y la paz:
«¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguna de sus bendiciones!».
Salmo 103:2
Aquí nos enseña dos sencillas estrategias para cultivar el contentamiento:
   1.- Alaba a Dios. «Bendice, alma
mía, al Señor
»… Empieza reconociendo la grandeza de Dios, y le alabas
porque Él es bueno… Proclama con tu boca las virtudes de su gloria cuando
sientas esa sensación de inconformidad y soledad:
“Señor Todopoderoso, te alabo porque tú
eres mi Creador, el que ha hecho todo cuanto existe… Tu nombre es Glorioso,
Eterno y tu bondad es infinita… Te bendigo con todo mi corazón porque tu
misericordia no tiene medida para con todos tus hijos que te aman… Eres Dios de
amor, Padre Perfecto, tu poder no tiene límites…”
Y así podrías seguir alabándole, conforme el
Espíritu Santo te vaya inspirando… Te aseguro que te va a ir llenando de su
gloria y tu ser entero va a ser inundado con la esencia misma de Dios… te
envolverá una gran calma y bienestar.
   2.- Menciona
todo lo bueno que tienes
. «…y no
olvides ninguna de sus bendiciones
». Es muy importante tener presente los
beneficios y favores recibidos de su mano… Procura estar consciente de lo que
tienes para disfrutar con corazón agradecido todas esas bendiciones:
“Reconozco Señor, que tú eres quien me
sostiene con tu mano, tú me das vida en abundancia, de ti viene la provisión de
casa, alimento y vestido. Mi Dios, eres tú quien envió a Jesucristo para mi
salvación y vida eterna, tu precioso Espíritu es quien me consuela en momentos
difíciles… Gracias porque me has dado una familia para amar y bendecir como tú
me amas y me bendices a mí. Vivo segura y protegida porque tú envías tus
ángeles que me guarden en todos mis caminos… Tú solucionas los problemas que se
me presentan y me tratas con bondad y misericordia en todo tiempo; me llenas de
tu paz y calmas todas mis tormentas, mitigas mis ansiedades…”
Y seguirías mencionando cada regalo que Dios
te ha dado desde antes de este tiempo hasta ahora.

 

Cultiva el hábito de alabar a Dios y de recordar en voz alta
todas sus bondades… Nunca más te controlarán las emociones negativas y aprenderás
a tener contentamiento y descanso en cualquier circunstancia que te encuentres.

Comments

  • Carlos Guillermo Hernández Sánchez | Ene 7,2016

    "LAS BENDICIONES DE DIOS SON INAGOTABLES…"

  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *