Premios a la obediencia

Premios a la obediencia

premios a la obediencia reflexiones cristianas con imágenes
¡Qué amoroso es nuestro Padre! Nos facilita la obediencia,
dándonos premios.

Las bendiciones son la motivación que Dios te ofrece para
que cumplas con gozo y entusiasmo su Palabra. Él sabe de las debilidades humanas… conoce de la
dificultad que tienes para seguir sus instrucciones, por eso, en cada paso de
obediencia que te pide, establece una recompensa.

Vale la pena que dispongas tu corazón para obedecer a Dios.
No tienes que obedecer todo de un día para otro: por medio de su gracia irás
paso a paso… El punto es que le digas a Dios: “Mi corazón está dispuesto,
Señor, ayúdame a obedecerte”.
Tu obediencia provoca que haya abundancia de alimento en tu
hogar, prosperidad en todo lo que hagas, también te asegura protección y seguridad para
ti y tu familia, y por si esto fuera poco, te da honra delante del mundo. Dios cubre
todas las áreas de tu vida, siempre que tú quieras agradarle con la obediencia.
Estas son las bendiciones que la obediencia
te regala:
«Si obedeces al Señor tu Dios en todo y cumples
cuidadosamente sus mandatos que te entrego hoy, el Señor tu Dios te pondrá por
encima de todas las demás naciones del mundo.
Si obedeces al Señor tu Dios, recibirás las siguientes
bendiciones:
Tus ciudades y tus campos serán benditos.
Tus hijos y tus cosechas serán benditos. Las crías de tus
rebaños y manadas serán benditas.
Tus canastas de fruta y tus paneras serán benditas.
Vayas donde vayas y en todo lo que hagas, serás bendito.
El Señor vencerá a tus enemigos cuando te ataquen. ¡Saldrán
a atacarte de una sola dirección, pero se dispersarán por siete!
El Señor te asegurará bendición en todo lo que hagas y
llenará tus depósitos con granos. El Señor tu Dios te bendecirá en la tierra
que te da.
Si obedeces los mandatos del Señor tu Dios y andas en sus
caminos, el Señor te confirmará como su pueblo santo, tal como juró que haría.
Entonces todas las naciones del mundo verán que eres el
pueblo elegido por el Señor y quedarán asombradas ante ti.
El Señor te dará prosperidad en la tierra que les juró a tus
antepasados que te daría, te bendecirá con muchos hijos, gran cantidad de
animales y cosechas abundantes.
El Señor enviará lluvias en el tiempo oportuno desde su
inagotable tesoro en los cielos y bendecirá todo tu trabajo. Tú prestarás a
muchas naciones pero jamás tendrás necesidad de pedirles prestado.
Si escuchas los mandatos del Señor tu Dios que te entrego
hoy y los obedeces cuidadosamente, el Señor te pondrá a la cabeza y no en la
cola, y siempre estarás en la cima, nunca por debajo». Deuteronomio 28:1-13

Comments

  • Carlos Guillermo Hernández Sánchez | Oct 27,2015

    "OBEDECERÉ CONFIADAMENTE Y VERÉ MI BENDICIÓN ABUNDANTE" AMÉN.

  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *