Cómo tener la protección de Dios

Cómo tener la protección de Dios

cómo tener la protección de dios devocional cristiano con imagen

Cuando Dios te protege, no hay absolutamente nada que te
dañe. Es la protección más efectiva que un ser humano puede tener.
Te mueves con valor
en medio de cualquier situación amenazante que se te presente. No hay peligro
que te cause miedo, porque tienes la seguridad de que el Señor está cuidándote
en todo momento.

¿Cómo puedes activar esa protección en tu vida?
«Yo lo pondré a salvo, fuera del
alcance de todos, porque él me ama y me conoce». Salmo 91:14
Son dos requisitos necesarios para caminar bajo el cuidado del Todopoderoso:
1.- Amar a Dios.
Hay muchas maneras de demostrarle amor a Dios. Puede ser a través de la alabanza
y la adoración, puede ser trabajando para su obra; pero la mejor manera es a
través de la obediencia. Jesús dijo que los que le aman, obedecen sus
mandamientos. No hay nada que enamore más el corazón de Dios que un hijo
obediente a su Palabra.
2.- Conocer a Dios.
Tú conoces a Dios cuando confías totalmente en sus atributos. Conocer a Dios es
creer que Él es fiel y que no fallará nunca en ninguna de sus promesas… es
tener la seguridad de que el Señor es capaz de librarte de cualquier peligro o
adversidad. Esto se logra leyendo la Biblia que es la Palabra de Dios… ahí encuentras
toda la verdad acerca de Él. También conocerlo teniendo tiempos de intimidad
con el Espíritu Santo, porque es quien te revela en tu corazón la grandeza, el
poder y el amor de Dios.
Si tú dispones tu corazón para amar y conocer a Dios, ten la
seguridad que se activará inmediatamente esa protección sobre ti y no sufrirás
daño alguno.
La situación puede ser muy peligrosa… pero el cuidado de
Dios es real para con todos sus hijos que le aman por sobre todas las cosas.
Deja el miedo a un lado y cree esta hermosa promesa del
cuidado de Dios sobre tu vida: No te va a suceder nada que no esté en el plan
de Dios para ti… Te tomará con sus manos y te pondrá en lugares altos, donde el
enemigo no te tocará.
Oramos:
“Padre Dios, vengo ante ti con mi corazón dispuesto a
amarte, porque tú me amaste primero. Te pido que me ayudes a encontrar siempre
nuevas formas de agradarte… quiero amarte, anhelo que sonrías cada vez que me
veas. Dame un corazón que te ame tanto que pueda obedecerte con alegría.
Espíritu Santo, guíame al corazón del Padre; porque quiero conocerlo… revela a mi
espíritu su grandeza, su fidelidad, su misericordia a través de su Santa
Palabra. Confío en tu protección y cuidado cada minuto de mi vida y declaro con
fe que nada malo me sucederá a mí ni a mi familia porque cuento contigo. Tú me
pones a salvo de cualquier ataque del enemigo de mi alma. En el nombre de Jesús.”

Comments

  • Carlos Guillermo Hernández Sánchez | Oct 22,2015

    ¡DIOS ES MI PROTECTOR Y ESO ME BASTA! AMÉN

  • Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *