Cómo tratar a una persona con adicciones

Cómo tratar a una persona con adicciones

cómo tratar a un adicto en la familia consejería cristiana bíblica

Consulta:

“Mira, no sé cómo
hacer: Mi esposo tiene 3 hijos mayores de edad, de su primer matrimonio.
El mayor trabaja en
nuestro negocio, pero hace cosas que no debe. Yo no le tengo nada de confianza,
la verdad tenemos muchos problemas porque él no quiere que se vaya del negocio (ya
sabrán mis enojos por esta razón).
El chico es adicto y
la verdad no sé qué hacer. Yo quisiera que él se fuera, pero mi esposo lo tiene
ahí y dice que lo tiene solo para que no se tire más al vicio.
Les agradecería que me
pudieran dar un buen consejo.”
Respuesta:

Amiga, creo que entiendo tu molestia acerca de la situación
que vives, porque no es nada fácil convivir con un joven adicto, y más complicado
todavía porque no es tu hijo.

Personalmente, yo creo que ganarías más si cambiaras tu
postura en relación con el hijo de tu esposo. Sería excelente que te
propusieras ayudar a este chico para que salga de las adicciones… tal vez si
empezaras a orar por él… ¿Sabes? Las personas adictas sufren mucho, aunque lo
que ellos muestran muchas veces es agresividad y toda clase de conductas
inadecuadas. Detrás de todo eso hay un corazón lastimado, rechazado, culpable,
débil, necesitado de mucho amor… y mucha soledad.
Mira, te doy dos razones para que consideres plantear de
manera diferente tu actitud:
1.- Eres ayuda
idónea de tu esposo
. Dios te ha diseñado como auxiliar de tu esposo.
¿Qué quiere decir esto? Que harás todo lo que tú puedas para que tu esposo esté
bien y funcione en el hogar de manera efectiva. En este caso, le vendría muy
bien a él tu ayuda comprensiva con respecto a su hijo.
2.- Dios quiere
que tengamos compasión por los necesitados
. Claro que no es fácil,
sobre todo, si el chico ha hecho algunas cosas que a ti te han ofendido. Pero
siguiendo el mandamiento de Jesús, puedes hacer que te sea más fácil: decide
perdonar y amar (no por lo que sientes, sino por obediencia a Dios). Pídele a
Dios que te ayude a ver a este muchacho como Él lo ve y que sientas lo mismo
que Dios siente por él. Tal vez te ayude también que te plantees esta pregunta:
¿Qué haría yo si fuera mi hijo? Yo creo que tú no lo echarías a la calle.
Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si te pones en manos
de Dios y dejas que Él cambie tus ideas preconcebidas por su Palabra, te aseguro
que después de un tiempo se notarán cambios, en ti y en tu relación en el chico. Tal vez entonces él acepte ayuda profesional.
Te dejo unos pasajes bíblicos para que medites en ellos:
«Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le
haré ayuda idónea para él». Génesis 2:18
«Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces
perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?  Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino
aun hasta setenta veces siete». Mateo 18:21, 22
«Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Marcos 12:31
«El que haga volver al pecador del error de su camino,
salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados». Santiago 5:20
«Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el
amor cubrirá multitud de pecados». 1 Pedro 4:8
oOo
Te comparto dos oraciones que podrían servirte como
sugerencia, dejándole al Espíritu Santo toda la libertad para guiarte como sólo
Él sabe que lo necesitas:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *