Te doy adoración, Padre celestial

Reflexiones cristianas con imágenes

 

Padre Celestial, te rendimos honor y gloria porque eres tú el único que la merece, perdónanos cuando hemos pretendido llevarnos algo de la gloria que a ti te pertenece.

Nos humillamos ante ti reconociendo que tú eres Dios misericordioso y que nosotros sólo somos tus ovejas que necesitan de tu guía y tu amor.

Te adoramos, exaltamos tu nombre y ponemos toda nuestra esperanza en ti. Porque tuyo es el honor, el poder y la gloria. Amén.

«No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu verdad». Salmo 115:1

Una respuesta a “Te doy adoración, Padre celestial”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *