La falta de apoyo familiar tiene remedio

temas de consejería cristiana La falta de apoyo familiar tiene remedio

Consulta: “No tuve apoyo familiar en un
proyecto de vida que era de beneficio para todos. Pero se opusieron por que
requería obediencia y humildad… Por más de 35 años les he ayudado en
“todo” y no les importó… ¡se alejaron!
Ahora
que se dieron cuenta de su equivocación, principalmente mi madre, me dice: “¿qué
puedo hacer?”. Y es lo mismo que me pregunto. Espero su respuesta. Dios te
bendiga
.”
Respuesta: Amigo, por la forma en
que expones tu consulta, deduzco que cuando dices ‘mi familia’, no te refieres
a tu esposa e hijos, sino a tus familiares: padres, hermanos y demás, no?

Es lamentable la situación tuya,
pero es algo que siempre sucede cuando ayudas a las personas en “todo”…

Cuando
las personas se acostumbran a ser ‘ayudadas en todo’, se les anula toda
disposición a colaborar o a ayudar (por eso no se pueden mover en obediencia y
humildad)… Se acostumbran a recibir, pero no tienen claro el concepto de dar.

No me dices claramente el tipo de
proyecto de vida que tú les ofreciste… sólo te puedo decir que las personas
acostumbradas a recibir no son los mejores “socios” para ningún negocio o
proyecto (sean de la familia o no).
Si Jesús, que tenía el mejor
proyecto de vida para la humanidad, ¡fue rechazado por su familia también! Y estuvo bien, porque ¿te puedes imaginar a toda
su parentela opinando en el plan de salvación para ti? ¿O queriendo manipular a
Jesús por medio de los sentimentalismos para que no fuera a la cruz?

Una cosa voy a decirte a ti: Si tú
eres un hijo de Dios, si le has entregado tu vida y todos tus caminos están en
sus manos… entonces, todo esto Él lo ha permitido para bendecirte a ti. Es
posible que el Señor te haya librado de males mayores. Hay una palabra en
Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que
aman a Dios,  todas las cosas les ayudan
a bien,  esto es,  a los que conforme a su propósito son
llamados.”


Pienso que podrás llevar a cabo ese
proyecto sin tu familia… me atrevo a
pensar que Dios quiere que lo realices tú solo con la ayuda de Dios, para que
se note que ha sido con el poder de Dios y no con la ayuda o sabiduría de tus
familiares (2 Corintios 4:7). Así la gloria siempre será para el Rey de reyes.
Recuerda que Él no comparte su gloria con nadie.

¿Qué debes hacer? Te sugiero dos
cosas:

1.- Perdonar, perdonar y perdonar
cada vez que lo recuerdes, hasta que sane la herida (no me has dicho que te
duela, pero lo intuyo; si no fuera así no hubieras escrito). Ora por ellos,
entrégalos al Señor y bendícelos… esa es la medicina que Jesús dejó para los
que son ofendidos por los demás. Esto es para tu propio bien.

2.- Esperar, esperar y esperar en el
Señor; porque seguramente a Él no se le olvida nada. Él te levantará, te
prosperará y te dará la victoria cuando sepa que estás listo para administrar
el éxito que tiene para ti en ese proyecto. Te recomiendo que leas esta
reflexión:
¿Qué deben hacer ellos? Esto les
corresponde a ellos… tú no puedes hacer más. Dios se encargará.
(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *