Sí hay solución para el yugo desigual en el matrimonio (no es la separación)

Temas de consejería cristiana El yugo desigual en el matrimonio tiene solución

Consulta: Soy pastora con yugo desigual,  he
decidido separarme. Tengo un pastor que me ayudará a desarrollar trabajo ministerial.
¿Le agradará al Señor?
Respuesta: Amada pastora, me
gustaría mucho contestarte lo que a ti te gustaría leer… Pero creo que tú sabes
que cuando la Escritura se refiere al ‘yugo desigual’, lo hace en calidad de
advertencia antes de casarse, me parece que no es tu caso (revisa 2 Corintios
6:14)… Para los casados son otras las instrucciones.
Dios no está a favor de la desintegración
de la familia. La Palabra de Dios es precisa cuando dice que a Dios no le
agrada el divorcio. Además, es tan bello nuestro Dios, que para casos como el
tuyo, deja una promesa efectiva, fiel y verdadera en 1 Pedro 3:1,2…
Personalmente doy testimonio de ello. Dios respalda a la mujer que se sujeta a
su esposo.
Creo que no tengo más que decirte,
como pastora debes conocer un poco el corazón de Dios… Lo que le agrada y lo
que le desagrada.
Pero si tuvieras alguna duda, es
posible que el siguiente tema pueda aclararte algo:
También estos otros pueden ayudarte:

3 opiniones en “Sí hay solución para el yugo desigual en el matrimonio (no es la separación)”

  1. Hola quisiera un consejo. Vivo en unión libre con mi pareja. recientemente volví a Dios. Me había alejado de el . tengo dos hijas. Y recientemente quería casarme con mi pareja para dejar de vivir en pecado. El había accedido al matrimonio pero me dejó muy claro que aunque nos casemos el no creiria en el Dios de mi biblia. Así le llama el .
    Mis padres me aconsejan dejarlo ya que no puedo unirme a él en matrimonio por qué el no cree en Dios como yo. Pero me da temor por mis hijas. No sé si sea correcto dejarlo. Pero también sé que si me caso con el estaré en pecado.

    1. Querida amiga, sólo te voy a mostrar lo que dice la Biblia 1 Corintios 7:12-17 PDT:

      «A todos los demás les digo esto yo, no el Señor: Si la esposa de algún hermano no cree en Cristo, pero acepta vivir con él, que el hermano no se divorcie de ella. Si el esposo de una mujer no cree en Cristo, pero acepta vivir con ella, que la mujer no se divorcie de él. Porque el esposo que no es creyente se hace santo por la unión con su esposa creyente, y la esposa que no es creyente se hace santa por la unión con su esposo creyente. Si esto no fuera cierto, entonces sus hijos serían impuros, pero ahora ellos son santos.
      Pero si el esposo o la esposa que no cree quiere separarse, dejen que se separe. En ese caso, el esposo o la esposa creyente no tiene obligación, porque Dios los ha llamado a vivir en paz. Tengan en cuenta, esposas, que su ejemplo puede guiar a su esposo a ser salvo. Y esposos, su ejemplo puede guiar a su esposa a ser salva. Uno no sabe qué puede pasar más adelante.
      Cada cual debe vivir de acuerdo con lo que el Señor le ha asignado, y tal como era cuando Dios lo llamó. Esa es la norma que enseño en todas las iglesias».

      Después de leer lo anterior, toma una decisión, Keren. Que el Espíritu Santo te guíe! Un abrazo…

    2. Querida Keren, si te casas con él, no estarás en pecado, sino que regularizarás tu situación familiar delante de Dios. Además Dios no está a favor de la desintegración familiar… Recuerda que Él instituyó el matrimonio y la familia. Bendiciones amiga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *