Dos acciones para recuperar la tranquilidad

Dos acciones para recuperar la tranquilidad

imagen y reflexión de aliento Confiando para tener paz

¿Qué es lo que hoy te tiene con
intranquilidad?… ¿Tienes alguna situación que te da ansiedad?… Tal vez son
varias circunstancias que están alterando tu ánimo y no sabes qué hacer para
recuperar la tranquilidad

Dios quiere que tú sepas y creas que Él es la fuente de la paz perfecta y promete llenarte
de toda la paz que tú necesites. 

 «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera;  porque en ti ha confiado». Isaías 26:3

Sólo dos cosas tienes que hacer tú:

1.- Decide confiar en el Señor
Deposita todas tus necesidades y preocupaciones en sus manos. Deja que Él se
encargue de resolver conforme a su poder su soberana voluntad. Dios nunca va a
permitir algo que te destruya o cause daño. Siempre permite las situaciones
para tu bendición… no pierdas de vista que Dios
quiere bendecirte
. Pon toda tu confianza en Él.

2.- Cambia tu pensamiento ansioso
por la confianza
de que Él va a resolver todo lo que te agobia… La clave está
en tu pensamiento y en tu determinación de confiar en Dios… Concentra todos tus
pensamientos en el Señor, quien tiene poder para solucionar todo; no permitas
que pensamientos de duda entren en tu mente, porque el que duda no recibe nada…
Veas lo que veas, sigue pensando en la fidelidad de Dios.

Con firmeza y fidelidad piensa que
tu confianza está puesta en Jesús quien fue sacrificado en la cruz por nuestra
paz. En medio de las circunstancias adversas, tu pensamiento debe ser: Dios
está en control
y “no moriré, sino que viviré y contaré las obras del Señor” (Salmo 118:17).

Oremos:

“Padre Dios, confío en ti para la
solución de todas mis situaciones, decido pararme firme en tus promesas para mi
vida y mi familia… de aquí no me muevo porque sé que tú eres fiel. Recibo tu
paz y me lleno de ti este día. Echo fuera de mi vida la ansiedad y la
preocupación
, me niego a estar ansiosa o preocupada porque tú te encargas de
todos mis asuntos y enfoco mis pensamientos hacia tu bondad, tu cuidado y el
amor perfecto que siempre me has dado. En el nombre de Jesús. Amén.”

(Entrada antigua: “Recupera la paz”)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *