Mujer, eres muy valiosa para Dios, no te expongas al mal

temas de consejería Mujer eres valiosa para Dios arcoiris de promesas

Consulta: Llevo 17 años con mi esposo pero no somos casados. Nos separamos. Tenemos
un hijo. El motivo de la separación es su adicción a la pornografía, nunca me
obligó a hacer cosas; pero casi no teníamos vida sexual. Sufre de impotencia,
además de ser grosero y machista; pero yo aún lo quiero, a pesar de todo es
noble. Le he dicho que volvamos, pero su corazón esta duro y herido.
Respuesta: Querida amiga, tú eres
una mujer valiosa, en quien Dios ha puesto muchos dones y virtudes. No puedes
atar tu vida a un hombre como el que me estás describiendo. Imagínate la clase
de vida que te puede dar alguien tan dañado e insensible. ¿Crees que te amará
con ese corazón duro? Es cierto, que las heridas hacen duro el corazón de
cualquiera; pero, por lo que me dices, él no tiene ganas de sanar ni cambiar,
mucho menos desea hacerte feliz.

Así como está ahora no es el mejor
esposo que tú puedas elegir… si lo quieres como compañero, te recomiendo que
primero lo sueltes en las manos de Dios para que trate con él y pueda ser
transformado… para que te trate como tú te lo mereces, necesita ser
transformado. Tú mereces un hombre que ame a Dios primero, para que pueda
amarte a ti como Cristo amó a su iglesia.

Te recomiendo que busques el
verdadero amor en Jesucristo, es el único que te puede dar el amor que tú
necesitas… nadie más se atreverá a morir por ti en una cruz, sólo Él. Te
aseguro que llenará cada espacio vacío de tu corazón con su amor, va a sanar
todas las heridas y te dará una nueva vida aquí en la tierra y al final la vida
eterna.

Sólo a través de Cristo podrás
entender el alto valor que tú tienes, la importancia tan grande que Dios te ha
dado. Acércate a Él, enamórate de Él, vive para Él. Te aseguro que tu vida será
llena de amor, gozo y paz que solamente pueden venir de Dios.
La Palabra de Dios lo dice:

Jeremías 31:3 El Señor dijo: Con
amor eterno te he amado y por eso te sigo mostrando mi fiel amor.

Juan 3:16 Dios amó tanto al mundo
que dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no se pierda, sino que
tenga vida eterna.

Salmo 103:3-5  Él es quien perdona todas mis maldades, quien
sana todas mis enfermedades, quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma
de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un
águila.
Salmo 118:8 Es mejor confiar en el
Señor que confiar en simples mortales.

Proverbios 22:3 El prudente ve el
peligro y lo evita; el imprudente sigue adelante y sufre el daño.
(Visited 27 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *