LA HORRIBLE SOLEDAD

consejería cristiana soledad

Consulta: “No quiero vivir sintiendo
tanta soledad”
.

Respuesta: Dios nos diseñó como
seres sociales, para convivir con las demás personas. La soledad es un arma que
el enemigo usa para alejarte del amor de Dios y de las personas que te aman. La
soledad se aloja en el corazón… y no depende de la compañía de otras personas,
porque puedes estar rodeada de personas y sentirte sola… o puedes estar
físicamente sola, pero sin sentir soledad.

El único que puede hacerte verdaderamente
libre es Jesús. 

Cuando tú invitas a Jesús a entrar en tu vida, no hay espacio
para la soledad, se va para siempre; porque Jesús dijo que Él estaría contigo “todos
los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Necesitas creer esta palabra y
aferrarte a ella en los momentos de crisis.

Puedes hacer esta oración con fe: 

«Señor
Jesús, te invito a que entres en mi corazón, yo creo que tú eres el Hijo de
Dios y que moriste en la cruz para que yo fuera libre de toda atadura y pecado.
Reconozco que te necesito, te pido que perdones mis pecados y me liberes de la
soledad que hay en mi vida. Renuncio a la soledad, la echo fuera de mi vida,
recibo libertad y declaro que de ahora en adelante tú serás mi compañía, mi
mejor amigo y todo lo que yo necesito para ser feliz. Amén.»

Cuando invitas a Jesús a vivir en tu
corazón, es su Santo Espíritu el que se queda a vivir en tu interior, así que
ahora tienes al Espíritu de Dios viviendo en ti. Habla con Él, aprende a
escucharlo a través de tu corazón o a través de la lectura de la Biblia. Te abrazará, te consolará y te llenará de su amor incomparable e inagotable. 

Ahora necesitas cambiar tu forma de
pensar. Porque el enemigo no se da por vencido y regresará a querer engañarte
con la soledad. Aunque la sientas, tú no vas a pensar: “Estoy sola”, sino que
vas a pensar y a declarar en fe: “Jesús está conmigo y la soledad no está en mi
corazón”. 

Puedes hablarle a la soledad: 

“Soledad, te vas de mi vida… No tienes
parte conmigo, te rechazo y no te acepto… Prefiero a Cristo”.


Es un proceso que te llevará un
poquito de tiempo, pero te aseguro que si te aferras al Señor, vas a eliminar
por completo a la soledad de tu vida en el nombre de Jesús. Prepárate porque te esperan tiempos hermosos de amor y dulce compañía con Jesús. ¡Un abrazo!
(Visited 9 times, 3 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *