A veces duele... pero vale la pena la recompensa

A veces duele… pero vale la pena la recompensa

Reflexión de aliento A veces duele... pero vale la pena la recompensa

A veces me duele seguir a Jesús,
porque casi siempre Él me lleva por caminos que no quisiera andar.

A veces me duele obedecer a Dios,
porque muchos de los pasos que me indica se contraponen con mis deseos y mis
intereses.

A veces me duele dejarle todo en sus
manos, porque es difícil soltar lo que me significaba seguridad.

A veces me duele mantener firme mi
fe en Él, porque las circunstancias me hablan de un futuro incierto.

Pero…

Vale la pena seguirlo, sabiendo que
sus caminos son mejores que los míos.

Vale la pena obedecerlo,
comprendiendo que la obediencia siempre genera bendición.

Vale la pena soltar todo, creyendo
que sólo en Él tengo seguridad y protección.

Vale la pena aferrarme a mi fe,
convencida de que mi futuro en esta tierra está asegurado para bendición… Y
después… la vida eterna junto a Jesús y el Padre.

Vale la pena la recompensa. 

Por eso,
decido ser valiente, humilde… llenarme de fe, del amor, la paz y el gozo que
Dios me da y avanzar a donde Dios quiere que yo llegue.

Espíritu Santo, ¡ayúdame a cumplir
el propósito de Dios en mi vida! 

«Y
todos los que, por seguirme, hayan dejado a su esposa y a sus hijos, a sus
hermanos o a sus hermanas, a su padre o a su madre, su casa o un terreno,
recibirán cien veces más de lo que dejaron, y tendrán además vida eterna».
Mateo 19:29

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *