Los beneficios del perdón: Video cristiano

los beneficios del perdon mensjae de aliento para mujeres cristianas

¿Vale la pena perdonar a quien me ofendió? En este mensaje te platico un poco sobre los beneficios del perdón

Aunque este paso es muy difícil, no podemos pasar de largo sin apuntar que es importante y básico perdonar, porque los beneficios que aporta son directamente para ti. 

Hay una libertad muy especial para quienes deciden perdonar y dejan pasar las ofensas.

 Por ninguna razón permitas que la falta de perdón amargue tu alma. No es tan fácil como decirlo, pero esta mujer que te habla y te escribe ha experimentado un gozo especial después de ganar cada lucha en el perdón.

Aquí puedes encontrar más información acerca del perdón: Reflexiones sobre el perdón

Yo no sabía perdonar. Nunca antes en mi vida había perdonado ni pedido perdón, hasta que experimenté el perdón de Dios. He tenido que aprender a perdonar con la dinámica de ensayo y error, y volver a intentarlo, una y otra vez.

 Dios ha sido bueno conmigo y me ha permitido vivir la libertad que trae consigo el perdón: al otorgarlo y al pedirlo.

Los beneficios del perdón que yo he experimentado:

Desde el primer momento que decidí perdonar, yo empecé a disfrutar de estos maravillosos beneficios del perdón en mi vida. Te platico:

1.- Me siento más ligera. Antes de perdonar siempre traía una carga que no me permitía tener descanso. Me sentía presionada por todo y en todo. Gracias a Dios ahora tengo libertad y se fue esa sensación de estar preocupada (aunque a veces no sabía porqué).

2.- Ya no pierdo amigos. Siempre que alguien me ofendía, dejaba de hablarle. Me enojaba con todos. Afortunadamente, desde que aprendí a perdonar, Dios me ha ayudado a conservar la amistad a través del perdón.

3.- Ha disminuido mucho el enojo. Esto ha sido lo mejor que me ha pasado, porque antes tenía bien grabada la etiqueta de “enojona”. Dios es bueno y ahora tengo siempre puedo elegir perdonar en lugar de enojarme. 

4.- Tengo paz en mi corazón. La intranquilidad e inseguridad eran parte de mi vida. No podía tener calma en ninguna circunstancia. Pero ahora la paz sobrenatural de Dios me llena. Aunque me duelan las acciones de algunas personas, decido confiar en el Señor y perdonar. 

5.- Me relaciono mejor con las personas. Recuerdo que siempre vivía a la defensiva, en consecuencia se me dificultaba establecer buenas relaciones de amistad. Siempre esperaba la ofensa para poder retirarme y cortar toda relación. Dios ha sido bueno y me permite amar a las personas como son y tener confianza en ellas.

Concluyo:

Es doloroso aprender a perdonar, pero cuando tú determinas hacerlo, no tardarás en experimentar los beneficios del perdón; entonces, poco a poco, será más fácil pasar por alto las ofensas.

Oro para que en tu corazón hoy se siembre esta palabra… Que empieces a ser valiente para perdonar y así puedas tener sanidad en tus heridas.

Si te agradó este mensaje, no dudes en compartirlo en las redes sociales de tu elección y nos encantaría leer un comentario tuyo que nos haga saber tu opinión acerca de este tema.

 Dios te bendiga querida amiga. Te abrazo,

 Lidia E. Cames

Síguenos en Twitter: @ArcoirisPromesa

(Visited 7 times, 6 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *