Siempre tenemos bendiciones

Siempre tenemos bendiciones

A veces no llegan las bendiciones
que tú estás esperando… aquellas por las que estás pidiendo al Señor que te
responda. 

Cuando esto pasa, es posible que no pongas atención en las
bendiciones que sí tienes… te distraes por la necesidad y sufres porque no es
suplida. 

Dios tiene cuidado todos los días de darte aire para respirar, te da
agua para calmar tu sed, tienes un lugar donde vivir, tienes ropa para proteger
tu cuerpo, siempre hay cerca de ti alguien que te ama, estar viva ya es una preciosa
bendición… Y no pararíamos haciendo la lista de las bendiciones. 

Agradece hoy a
Dios lo que tienes y te darás cuenta que lo que no tienes ya no es tan urgente…
o descubrirás que sí tienes la fuerza y la paciencia para esperar a que lleguen
esas bendiciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *