¿Orgulloso o humilde?

¿Orgulloso o humilde?

Reflexiones cristianas con imágenes

Aquí hay dos promesas, una para el humilde y
otra para el orgulloso:

«Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, mas al altivo mira de
lejos
». Salmo 138:6

1.- Humilde es la persona que se rinde ante el Señor con
honestidad, con un corazón dispuesto a que Él lo moldee. La humildad tiene que
ver con la disposición de aprender de Dios y obedecer lo que Él enseña… humildad
es una actitud del corazón hacia Dios que se traduce en una buena actitud para
las personas que nos rodean. 

¿Por qué te conviene ser humilde? Porque, aunque Dios es muy grande, siempre te
atiende… tiene cuidado de ti… el Señor nunca te abandona y se ocupa hasta los
más mínimos detalles de tu vida. 

Si tú te rindes cada día a Dios y con todo tu corazón te entregas,
humillándote, sabiendo que Él es Dios soberano y que siempre desea lo mejor
para ti… entonces, gozarás del privilegio de tenerlo muy cerca todo el tiempo.
2.- Orgulloso es todo lo contrario al
humilde: es el rebelde, el que no quiere obedecer a Dios, el que no desea ser
enseñado y corregido y se niega a andar en sus caminos… 

La promesa para el orgulloso es todo lo contrario a lo que gana la persona
humilde: Dios se aleja de ellos, porque los reconoce desde su trono y lo deja
que viva las consecuencias de sus propias decisiones… el Señor se muestra
distante con los orgullosos.


Las promesas están hechas… Te toca elegir la tuya… Tú decides
el trato que Dios tiene contigo: de cerca o de lejos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *