Cultivemos la paciencia

Cultivemos la paciencia

cultivemos la paciencia reflexiones cristianas con imágenes
Le pides a Dios paciencia y empiezan a llegar las pruebas… Y es que la paciencia sólo se produce cuando aprendes a soportar las pruebas. 

«Y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que sean perfectos y completos, sin
que nada les falte
». Santiago
1:4

La paciencia no se recibe, se desarrolla… se ejercita en situaciones que no puedes controlar.

El Espíritu Santo te ayuda a tener paciencia cuando tú decides aprenderla. Es a través de las pruebas y tribulaciones, que Dios te da la oportunidad de aplicarla.

La prueba es una situación en tu
vida que te incomoda… y que no está de acuerdo con lo que desea tu parte
humana. Dios te permite las pruebas porque su deseo es moldear tu paciencia.

Paciencia es la capacidad de esperar o de tolerar la adversidad con una buena
actitud… Esta buena actitud sólo nace de un corazón lleno de amor, gozo y paz
directamente del corazón de Dios.

El propósito de una dificultad es sacar a
relucir lo mejor que Dios ha puesto en ti…Es llevar a la práctica la llenura
que has recibido del Espíritu Santo, teniendo fortaleza, esperanza y gozo para cultivar la paciencia.¿Cómo?

Poniendo toda tu confianza en Dios, sin alterarte por lo que veas, oigas o sientas… sino soportando con gozo pensando en la grande bendición que vendrá cuando pase todo.

Pasa tiempo en la presencia de Dios, platicando con Él y recibiendo la fortaleza necesaria para soportar la aflicción.

Oramos:“Padre Dios, necesito hoy fortaleza de tu
mano para poder vivir la prueba con la actitud correcta… yo deseo que al salir
de esta prueba mi paciencia tenga su obra completa y tú me encuentres en
perfección e integridad. En el nombre de Jesús. Amén”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *