Promesa con advertencia!

Hoy Dios nos da una promesa con tintes de advertencia, como si nos dijera: ‘Ten cuidado, esto te hará daño’.
Reflexiones cristianas con imágenes Promesa con advertencia
Y es que es tan fácil quejarse con alguien
del mal que te hicieron… de la ofensa que viviste.Esto no le agrada a Dios,
porque es muy parecido a la murmuración, o al chisme. Dice este versículo que
no nos quejemos unos de otros para que no seamos juzgados (condenados o
castigados) Con la queja acarreas el juicio para tu persona.

La queja es una atadura a tu alma, porque cuanto más te quejas, más te duele la ofensa, o más enojo
generas dentro de ti hacia tu prójimo y tu alma se liga a esos sentimientos… es como si todo el tiempo estuvieras cargando a quien te ofendió.

Por eso, lo mejor es perdonar en cuanto
nos damos cuenta que nos agraviaron… perdonar es dejar pasar la ofensa y
renunciar al dolor que te causa. Acude a Dios para darle a Él la queja… Dice el
salmista: «Delante de él expondré mi queja» (Salmo 142:2).

El Señor te dará la
solución, la sanidad y la libertad para amar a aquel que te causó daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *