El pan nuestro

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

«DANOS HOY EL PAN NUESTRO DE CADA
DÍA». Mateo 6:11
Dios ya tiene dispuesta la porción
de alimentos que necesitas para cada día… Jesús enseñó a sus discípulos a orar,
pidiendo la comida correspondiente para el día. ¿Por qué debes pedirla, si ya
está destinada para ti?

Porque necesitas declararle a Dios que reconoces que tu
sustento viene de su mano… otra razón por la que le pides a Dios que te provea
es porque, al hacerlo, tu corazón se libera de preocupación y ansiedad por la
necesidad y el Señor te llena de su paz que sobrepasa todo entendimiento. 
La
provisión nunca falta en tu mesa, pero cuando agradeces a Dios y reconoces que
es Él quien está sustentando, entonces la abundancia y la satisfacción vienen a
tu vida y a tu familia. Aunque a veces no veas la provisión anticipada,
seguramente llega en el momento justo… porque Él siempre llega a tiempo. Dios suple todas tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *