Calma para la ansiedad: Versículos bíblicos

 

calma para la ansiedad versiculos biblicos mensaje de aliento para mujeres preocupadas

¿Alguna vez te has sentido alterada, preocupada, desesperada? ¿O quizá nerviosa o estresada? Esta pérdida de la paz que a veces experimentas es lo que se conoce como ansiedad.

Las hijas de Dios no estamos exentas de sentirnos ansiosas o angustiadas, porque somos humanas y nos puede suceder en cualquier momento.

La ansiedad puede llegar a tu vida por muchas razones: Continuar leyendo “Calma para la ansiedad: Versículos bíblicos”

Consejos para eliminar el enojo

consejos para eliminar el enojo consejeria cristiana

No sé si alguna vez te has encontrado con alguien que piensa que enojarse es pecado. Hasta es posible que tú pienses eso… y para colmo vives con culpa porque quizá te enojes de vez en cuando.

Te cuento que yo fui esclava de la ira durante muchos años, no recuerdo exactamente desde cuándo. En mi familia yo tenía la etiqueta de “enojona”. Solamente la gracia de Dios y su Palabra poderosa ha ido transformando mi carácter. Continuar leyendo “Consejos para eliminar el enojo”

Débora: Una madre para su pueblo

débora una madre para su pueblo historias bíblicas arcoiris de promesas

El pueblo de Israel estaba siendo maltratado por un rey cananeo llamado Sísara. Ellos se habían salido de la voluntad de Dios porque pecaron, por lo tanto llevaban veinte años sufriendo los ataques crueles y violentos de este rey.

Dice la Biblia que suplicaron a Dios que los salvara.

En ese tiempo el pueblo era gobernado por una profetisa llamada Débora. Continuar leyendo “Débora: Una madre para su pueblo”

Ana: La respuesta de Dios a una gran aflicción

ana historia bíblica enseñanzas cristianas

La mujer de la que te voy a hablar hoy no es tan conocida como su hijo, el profeta Samuel. Él fue la respuesta que Dios le dio a Ana, cuando ella clamó en medio de su sufrimiento.

Esta es la historia:

Ana era esposa de un hombre llamado Elcana, quien tenía otra esposa de nombre Penina. Penina tenía hijos, Ana no.

Ellos viajaban a Silo cada año a ofrecer sacrificios y adorar en el tabernáculo.

A la hora de comer Elcana le daba a Penina su porción de carne y además una porción por cada hijo que tenía. A Ana sólo le daba una porción, aunque le daba la mejor parte porque la amaba, ella siempre recibía menos. Continuar leyendo “Ana: La respuesta de Dios a una gran aflicción”